Importancia del plan nutricional en la dieta de un runner

Aprender a comer en horarios adecuados es clave

Es clave que las personas que decidan correr carreras de media distancia o maratones acudan al nutricionista en primer lugar para tener una evaluación previa, estar al tanto si se encuentran dentro de su peso saludable y que margen de proporción de grasa cuenta su cuerpo.

“Es fundamental tener un diagnóstico nutricional para corregir eso, para sentirse cómodos con el entrenamiento y saber el requerimiento energético necesario para aguantar dichas actividades físicas”, expresó la nutricionista Rochi Abente.

Añadió, que otro de los motivos cruciales para acudir a un nutricionista deportivo es porque el profesional -de acuerdo a la carga de entrenamiento- va modificando el plan de alimentación, brindando asesoramiento sobre la cantidad de agua a ingerir y asesorando sobre la recuperación que se debe hacer para evitar la acumulación de ácido láctico en los músculos que es lo que produce la fatiga.

Sobre la dieta, según la experta tiene que tener proteínas magras, hidratos de carbono complejos y grasas buenas para poder tener una dieta equilibrada.

“Son millones los beneficios que uno consigue llevando un buen plan de alimentación de acuerdo a la carga de entrenamiento. Aparte de mejorar la composición corporal del paciente, mejorar el estado de ánimo, porque hacer actividad física libera ciertas hormonas que hace que uno se sienta mucho mejor, se reduce el nivel de estrés, el sueño es mucho mejor en las noches y eso finalmente hace que se tenga un día mucho más productivo”, acotó Abente.

COMIENZO DEL PROCESO

Para iniciar el proceso de cambio de hábito mencionó que hay que aprender a comer en horarios adecuados, realizando como mínimo 6 comidas que deben estar bien distribuidas, los desayunos deben ser bien completos: proteínas, hidratos de carbonos y grasas saludables. Además, se debe comer cada 3 horas, consumir como mínimo 3 frutas diarias y controlar constantemente la ingesta de agua.

En cuanto a los principales desafíos que se dan durante el proceso, la profesional comentó que se dan en los cambios de la composición corporal.

“Si el paciente está con unos kilos de más va sentir un poco más la dificultad. La idea por eso es que la dieta sea equilibrada y balanceada para que no haya ninguna fatiga, ningún cambio muy brusco, todo tiene que ser acompañado, el proceso de cambio debe ser gradual. Ninguna dieta debe ser restrictiva porque o sino empieza a aparecer las molestias, cansancios y agotamiento en las reservas de glucógeno”, concluyó.

También podría gustarte