Casa Popular desmiente que el balance haya sido adulterado

El abogado la empresa Casa Popular, Ricardo Preda negó categóricamente la firma haya maquillado los resultados de su balance a la hora de realizar el llamado a acreedores en diciembre del año pasado y reconoció que efectivamente los porcentajes del pasivo se incrementaron al sumar todos los compromisos que tiene la empresa. “Hay una denuncia que se presentó en diciembre de 2018, donde se atribuye a los representantes de Pasfin hechos de usura y extorsión, porque ellos amenazaron que para cobrar la deuda que tenía Casa Popular iban a ejecutar pagarés de otras deudas que ya habían sido canceladas, no solamente la deuda real. En parte cumplieron su amenaza porque realizaron una demanda de pagarés de cuentas que ya estaban canceladas e incluso, Carlos Oleñik (accionista de Pasfin) fue imputado por estafa”, recordó.

Con respecto a la demanda por usura es porque el interés que se aplicó por el crédito que recibieron de la firma fue de 78%, un porcentaje muy superior al límite no usurario que fija el Banco Central del Paraguay que en ese momento rondaba el 40% anual. “Estas personas sabían la situación de Casa Popular que habían tenido el cierre de líneas de crédito en el sistema y eso, en el tipo de negocios que ellos tienen les hizo perder una fuente de financiación importante”, relató.

Preda aclaró además, que la firma Casa Popular (Facilandia) es propiedad de Atilio Reguera Riquelme, que es hijo de Atilio Reguera González, pero la compañía no forma parte del Grupo Reguera. “Esta empresa no está relacionada con el grupo y es por
eso, que no podrían haber pagarés (en garantía) de firmas de ese grupo empresarial, eso es falso. Es imposible, debía aparecer en los documentos como co-deudor en garantía de la otra empresa, para qué le haría firmar otro pagaré; no tiene sentido”, afirmó.
El letrado dijo que en el marco de la investigación por usura y extorsión que está realizando el fiscal Marcelo Saldívar, se está averiguado dónde están realizando descuentos. “Esto es peligroso para el sistema (financiero) porque se descuentan cheques y también los pagarés; pueden estar teniendo descuentos por G 20.000 millones pero en realidad es por una deuda de G 10.000 con lo cual están sobregirado el crédito”, ejemplificó.
Preda explicó que a lo largo de casi un año, la empresa Casa Popular recibió en concepto de créditos un monto de G 25.000 millones de las firmas Pasfin, Annuaki, Copasa y Racole, todas empresas que están relacionadas entre sí; de este monto, se llegó a cubrir unos G 21.000 millones, pero si se tiene en cuenta el capital más los intereses aplicados el grupo compañías tiene un saldo a favor de aproximadamente G 13.500 millones.

BALANCES

Con respecto a la denuncia de balances supuestamente falseados para obtener créditos, el abogado dijo que efectivamente en el segundo semestre del año pasado el pasivo de la empresa Casa Popular tuvo un aumento importante y, en gran medida, se debió a los préstamos que justamente tomó de Pasfin como de otras compañías. “Pudo haber crecido el pasivo, porque al hacer la convocatoria se tuvo que declarar todos los cheques diferidos y todos los pagarés emitidos, tengo que decir en la convocatoria todo lo que tengo librado, porque si miento ante el juez, ahí sí será un pedido fraudulento; por eso desmentimos que se hayan maquillado los balances”, subrayó.

Finalmente, Preda dijo que la empresa Casa Popular que se dedica en el mercado local a la venta de electrodomésticos con su marca Facilandia sigue operando normalmente de modo a poder ir saldando las deudas que tiene pendientes. “Se irá pagando conforme dictan las reglas de acreedores, lo que queremos dejar en claro que estas personas actuaron a través de un sistema que les permiten otorgar créditos usurarios y además, disfrazaban el cobro de intereses a través de otras empresas vinculadas. Facturaban a través de intereses y comisiones”, subrayó.
Ambas empresas se han denunciado mutuamente ante el Ministerio Público. Casa Popular acusa de extorsión y usura, mientras que Pasfin, afirma que supuestamente se falsearon los balances para acceder a una millonaria línea de crédito.

También podría gustarte