¿Cómo elegir adecuadamente tus alimentos?

Influencia de las dinámicas personales y familiares

Por Lisandra Aguilar Wong

Los hábitos que tienen las per­sonas pueden influir tanto de forma beneficiosa como perjudicial en su calidad de vida. Por ello es impor­tante seleccionar correc­tamente los alimentos necesarios para aportarle al organismo los nutrien­tes que requiere y lograr así una resistencia física adecuada a la actividad realizada diariamente.

La nutricionista Adria­na Vargas explicó que en la decisión de la compra de alimentos influyen muchos facto­res. Está basada en las dinámicas personales o familiares de los in­dividuos, por ejemplo, si viven con su pareja o hijos deben elegir se­gún lo que come cada miembro. Se recibe mucha información por las redes sociales sobre lo que es salu­dable y la compra está en dependencia de los costos de las comidas.

“Aconsejo que no deben faltar frutas y verduras de estación. Son recomen­dables 5 porciones al día, 3 de frutas y medio plato de verduras. Hay que ha­cer énfasis en este tema porque en nuestro país es bajísimo su consumo. También es imprescin­dible adquirir legumbres que tienen muchos be­neficios nutricionales”, señaló la especialista.

Por otro lado, comentó que es necesario reducir el consumo de carne roja y hacer un menú rotativo para variar la alimenta­ción: un día hacer una comida basada en harina de maíz, al otro día una ensalada de poroto y al siguiente comer carne de cerdo.

“Durante la noche se consume mayormente la comida que vemos por el camino porque en ocasiones nos encontra­mos cansados y termi­namos comprando algo rápido. Lo importante es encontrar un balance en la alimentación, que se combine con el placer de comidas en encuentros sociales”, resaltó Vargas.

También explicó que las personas con ma­yor poder adquisitivo están más pendientes e informados de cómo comprar alimentos sa­ludables, sin embargo quienes no tienen tan­tos ingresos gestionan sus compras de ali­mentos de forma que­pueda rendirles.

INFLUENCIA EN EMOCIONES

Vargas explicó además que lo que comemos va ligado a las emociones. “Muchas veces cuando no tenemos las herra­mientas necesarias para poder gestionar el estrés o la ansiedad, la comi­da es un placer que se convierte en un canal positivo ante todas esas sensaciones incómodas”, aseguró.

Finalmente expresó que el sueño también tiene influencia porque si se tiene una rutina de sue­ño alterada, las personas tienden a estar cansados y necesitan más energías, las decisiones alimenti­cias confortan todo ello.

También podría gustarte