El desafío de llegar a Asunción

A pesar de las promesas en campaña, Asunción sigue en un estado calamitoso.

Quaerere verum
Por Jhojhanni Fiorini
@jhojhanni
Periodista

Ya sea que usted viva en San Lorenzo, Limpio, Lambaré o en alguna otra ciudad del área metropolitana, probablemente le tome más de una hora llegar a su lugar de trabajo. Si es que usted viaja en óm­nibus probablemente al estrés de viajar tanto tiempo, se sume el hecho de hacerlo parado y de manera poco confortable.

Es también muy probable que a usted le tome como mínimo una media hora abordar el bus correspondiente para llegar a su destino, o bien para acercarse al mismo, ya que hay un gran porcentaje de la población que debe tomar más de un colectivo para llegar a su trabajo. Estos ciudadanos de igual manera deben afrontar el doble de estrés en ambos viajes.

Ahora si usted viaja en motocicleta, tampoco la pasa de maravilla, ya que debe enfrentarse a los numerosos baches que hay en toda la capital, desde el ingreso a la misma por cualquiera de los puntos cardinales. La misma situación la padecen los automovilistas, quienes deben sortear una pista de obstáculos de varios kilómet­ros antes de llegar al centro capitalino.

Usted pensará que no merece pasar por todo este estrés todas las mañanas, cuando ni siquiera ha empezado su jornada laboral; y sí, probablemente tenga razón, y no merezca pasar por eso.

Lastimosamente a aquellos que deberían velar por el bienestar de los ciudadanos, poco o nada les importa resolver estas cuestiones, a pesar de ser la principal promesa en tiempos electorales.

Tal es el caso del intendente Mario Ferreiro, quien se había embanderado con la promesa de “bachear” completamente la ciudad de Asunción en un tiempo récord. Este discurso se mantuvo inclusive tiempo después de asumir la intendencia pero, como es obvio, eso no ha pasado hasta el momento, y sigue siendo un desafío llegar a Asunción.

También podría gustarte