Guerra Comercial reduce economía china

Obligan al país asiático a devaluar su crecimiento

Expansión, España

WWW.expansion.com.es

Pekín fija un objetivo de crecimiento de entre el 6% y el 6,5%. Bajará la fiscalidad a los fabricantes al tiempo que permitirá más capacidad de endeudamiento a los gobiernos locales. China ha rebajado su objetivo de crecimiento económico para este año, responsabilizando de la ralentización al impacto de la guerra comercial con EEUU.

El primer ministro chino, Li Keqiang, dijo ayer que el país tenía como objetivo un crecimiento económico del 6% al 6,5% en 2019, frente al dato fijo del 6,5% en los dos años anteriores. La decisión de fijar una horquilla da a Pekín flexibilidad para reconducir la economía desviándose de un crecimiento financiado mediante deuda que también ha impulsado durante años la economía internacional.

“Lo que afrontamos fue un profundo cambio en nuestro entorno exterior”, explicó Li en la apertura de la Asamblea Nacional Popular de China en Pekín. Los acontecimientos internacionales “y en especial las fricciones económicas y comerciales entre China y EEUU, tienen un efecto adverso sobre la producción y las operaciones de algunas compañías, y sobre las expectativas del mercado”.

China afronta diversos retos debido a la ralentización del crecimiento. Los impagos corporativos están aumentando, y la deuda incobrable en la contabilidad de los bancos está alcanzando niveles nunca vistos en 20 años. Los legisladores temen desde hace tiempo que un empeoramiento del crecimiento pudiese afectar a los bolsillos de los ciudadanos chinos y provocar malestar social.

ACUERDO CON EE.UU.

El país mantiene conversaciones con EEUU para prevenir una escalada de los aranceles impuestos por Washington a productos chinos por valor de 250.000 millones de dólares (unos 221.000 millones de euros). China ha respondido aplicando aranceles a importaciones estadounidenses por 110.000 millones de dólares, pero las noticias aparecidas en los medios en los últimos días sugieren que ambas partes podrían estar cerca de llegar a un acuerdo para resolver la guerra comercial.

Li elogió la respuesta de Pekín a las presiones de EEUU. “Gestionamos las fricciones con EEUU adecuadamente”, aseguró ante los 5.000 delegados asistentes. Pero el primer ministro reconoció la preocupación que existe a nivel interno por la ralentización, en una intervención que adoptó por momentos un duro tono.

También podría gustarte