ODS 5: Igualdad de Género (II)

Empoderar a las mujeres y niñas es clave para el crecimiento económico

¿Paraguay Sostenible?
CELESTE MORÍNIGO BÁEZ
@CelesteAmb
INGENIERA AMBIENTAL

El ODS 5 representa el fin a todas las formas de discriminación contra las mujeres y niñas para el año 2030, lo que significa que como sociedad tenemos tan solo 11 años para revertir situaciones y cifras preocupantes como por ejemplo que 7 de cada 10 mujeres en todo el mundo experimentan violencia física y/o sexual en algún momento de su vida, o que menos del 20% de los propi­etarios de tierras del mundo son mujeres.

Eso sin mencionar que apenas dos tercios de los países del mundo en desarrollo han alcanzado la paridad de género en la educación primaria o que solamente que cerca del 23% de todos los parlamenta­rios nacionales eran mujeres a junio de 2016, e incluso que las mujeres ganan solo 77 centavos por cada dólar que ganan los hombres haciendo lo mismo. En Paraguay, un país que se distingue por marcadas desigualdades socioeconómi­cas, la brecha salarial de género también se encuentra fuertemente presente.

La inserción de las mujeres al mundo laboral se da en condiciones de desigual­dad con 25,1% menos para las mujeres en actividad económica. Los ingresos mensuales de las mismas equivalen sólo al 71% al de los hombres, trabajando ellas en el sector informal, con condiciones de trabajo altamente vulnerables y sin acceso a seguridad social. Ya es tiempo de encarar estos desafíos desde todos los sectores con acciones más concretas que apunten al empoderamiento social, económico y político de todas las paraguayas.

Ha sido demostrado una y otra vez que empoderar a las mujeres y niñas tiene un efecto multiplicador y ayuda a promover el crecimiento económico y el desarrollo a nivel mundial. Hoy más mujeres que nunca ocupan cargos públicos, pero alentar a más mujeres para que se conviertan en líderes en todas las regiones ayudará a fortalecer las políticas y las leyes orientadas a lograr una mayor igualdad entre los géneros.

También podría gustarte