Pasfin dice que Casa Popular falseó balance ante acreedores

 

 

La prestadora de créditos Pasfin Saeca, a través de su abogado Carlos Neffa dijo que la firma Casa Popular “maquilló” su balance financiero para acceder a una línea de crédito por valor de G 8.000 millones; tras verificar los informes detectaron que en un lapso de apenas cuatro meses, por ejemplo, el pasivo corriente se incrementó 97% pasando de G 41.000 millones declarado en julio de 2018 a deudas por G 82.000 millones a noviembre del mismo año. En diciembre de 2018, Casa Popular hizo el llamado a acreedores. 

“Presentamos la denuncia con base a esta asimetría que encontramos en los libros de estados contables, entre lo que nos presentan en julio del año pasado a lo que declaran a noviembre para la convocatoria a acreedores por parte de la firma Casa Popular, que opera como Facilandia del grupo Reguera”, manifestó el letrado, en entrevista con 5días.

Según el abogado de Pasfin, el préstamo que entregaron a Casa Popular fue por un valor G 8.000 millones, y se pagó hasta la mitad, quedando como saldo una deuda por G 4.000 millones que es lo que se está reclamando. “Como encontramos que se habían maquillado los estados contables ocultando la verdadera situación patrimonial hicimos la denuncia por estafa, atendiendo a que existe una declaración falsa; porque se maquilló el estado financiero para obtener líneas de crédito no solamente con nosotros, también con otras entidades financieras y casas comerciales”, reveló.

SITUACIÓN FINANCIERA

La deuda total que Pasfin calcula tiene actualmente Casa Popular para con sus acreedores es de unos G. 120.000 millones, por tanto, el compromiso que se les adeuda es apenas una pequeña parte del pasivo de la compañía.

“Creemos que el llamado a la convocatoria a acreedores es fraudulento al constatar que los balances fueron fraguados. En su pasivo además, aparecen declarados casi G 20.000 millones con empresas relacionadas y, mirando desde afuera, uno podría tener suficientes elementos para pensar que tomaban créditos de la banca o de entidades comerciales y entregaban esos fondos a estas empresas, en una especie de triangulación. No sabemos si esas firmas vinculadas tienen la capacidad de pagar ese pasivo, por eso, pedimos que se designe nuevamente a un fiscal para que continúen las diligencias”, afirmó.

DENUNCIA PENAL

El Ministerio Público había designado a la agente fiscal Esmilda Álvarez para que investigue el caso y la misma, procedió a imputar a Atilio Reguera Riquelme, como propietario de la firma deudora. Sin embargo, según Neffa la defensa de Casa Popular la recusó bajo el argumento de una supuesta relación de amistad entre Carlos Oleñik, presidente de Pasfin Saeca, y la hija de Álvarez.

“Supuestamente Oleñik tendría una participación en una sociedad (comercial) con esta familiar, lo cual es totalmente falso porque desde 2016 ya no forma parte. La acción es para amedrentar al Ministerio Público y para que nosotros no podamos llevar adelante las diligencias que comprobarían el maquillaje del balance a la hora de tomar créditos de mi cliente, como en otras casas comerciales”, subrayó.

Finalmente, el letrado también negó que haya existido por parte de Casa Popular la intención de un acuerdo de conciliación. “Nosotros lo que queremos es cobrar. Solo estamos haciendo ejercicio de un derecho que nos compete”, finalizó. Ambas compañías están en conflicto legal por el cobro del saldo de la deuda, mientras Pasfin demanda por una supuesta estafa, Casa Popular, lo acusa de supuesta extorsión para cobrar por fuera del llamado que se hizo a todos los acreedores.

También podría gustarte