Un Andén que despierta la noche sanlorenzana

Nuevo punto de encuentro

Desde hace varios años la ciudad universitaria clamaba por un espacio que fusione una amplia carta de bebidas, con platos exquisitos y buena música.

Para alegría de los sanlorenzanos, el pasado 2 de marzo Andén 723 abrió oficialmente sus puertas al público en el corazón de la ciudad.

“Apuntamos por San Lorenzo porque su gente y la de ciudades cercanas como Itauguá y Capiatá tenían que viajar hasta el centro de Asunción para poder pasar un buen rato”, expresó Diana Ferreira, una de las 6 propietarias del local que impone el estilo coloquial.

Desde su apertura, rápidamente se ha posicionado como punto de encuentro por su extensa carta de comidas enfocada al público nocturno, tales como hamburguesas, pizzas, picadas y lomitos. De igual manera, cuenta con tragos, bebidas de autor, y cervezas de reconocidas marcas.

INSTALACIONES

Andén 723 se impone en una antigua casona que fue remodelada, ofreciendo un ambiente cálido con buena música e incluso conciertos en vivo y tributos que se llevan a cabo en un amplio patio trasero, en donde cuentan con capacidad para aproximadamente 200 personas.

Cabe destacar que la casa posee 3 salones con temáticas diferentes. Uno de ellos fue denominado “La Estación Cervecera”, el otro el “Salón Rockero” y el tercero fue ambientado a lo paraguayo. En todas las habitaciones se puede apreciar murales únicos que fueron realizados por un artista local.

UN POCO DE HISTORIA

El nombre “Andén 723”, nace a raíz del “tren lechero” que partía de Asunción a San Lorenzo. En aquel entonces, la máquina a vapor trajo un gran crecimiento y conquistó a las personas que pronto optaron por ir a pasar allí los fines de semana. Por otra parte, fusiona la numeración del lugar que hace al nombre final. El bar busca generar el mismo efecto que el tren logró en su época.

EL DATO 

Dirección: San Lorenzo 723, casi Saturio Ríos.

Horarios: Lunes a jueves, de 18:00 a 02:00 horas. Viernes y sábados, de 19:00 a 04:00 horas.

También podría gustarte