Vuelos comerciales con motores eléctricos

Harbour Air sigue trabajando en la fabricación de sus aeronaves

No hay escasez de compañías que trabajen en la fabricación de aeronaves eléctricas, pero una aerolínea canadiense y un fabricante de motores del área de Seattle dicen que han encontrado una vía más rápida hacia la electrificación, al convertir un pequeño avión con baterías y un motor eléctrico.

Los primeros vuelos de pasajeros para Harbour Air Ltd., con sede en la Columbia Británica, se realizarán a fines de 2021 en sociedad con MagniX Technologies, en espera de las aprobaciones regulatorias.

Planean cambiar los tanques de combustible de kerosene por un motor eléctrico MagniX y paquetes de baterías de iones de litio en un avión DHC-2 Beaver de Harbor Air De Havilland, con capacidad para seis pasajeros, para comenzar los vuelos de prueba en noviembre. El sistema de propulsión tendrá un rango de aproximadamente 160 kilómetros.

El objetivo es una aeronave más silenciosa y libre de emisiones certificada por las autoridades de aviación de EE.UU. y Canadá, dijo en una entrevista telefónica Greg McDougall, fundador y director ejecutivo de Harbour Air.

La compañía suburbana de hidroaviones con sede en Vancouver transporta alrededor de 500.000 pasajeros cada año desde Columbia Británica y el centro de Seattle.

“Creo que la electrificación de todos los diferentes vehículos ahora va a ser tan frecuente que va a ser algo así como ’Oh, eso también se está volviendo eléctrico’”, dijo McDougall. Agregó que es solo una evolución natural.

En todo el mundo, hay cerca de 100 programas de aeronaves eléctricas diferentes en desarrollo, según un estimado de la consultora Roland Berger GmbH. Zunum Aero Inc., respaldado por Boeing Co. y JetBlue Airways Corp., tiene como objetivo traer al mercado un modelo de conmutador híbrido eléctrico en 2022, mientras que Joby Aviation Inc., otra firma eléctrica respaldada por JetBlue, está trabajando en un avión de cinco asientos con un rango de 240 kilómetros.

Las baterías siguen siendo el factor limitante para la propulsión eléctrica en la aviación, dijo Roei Ganzarski, director ejecutivo de MagniX y exejecutivo de Boeing. El motor eléctrico Magni500 que se usará en las pruebas de vuelo de Harbour Air tiene una potencia nominal de 750 caballos de fuerza y ofrece un rango de 60 minutos, más del doble que el vuelo promedio de Harbour, dijo Ganzarski, permitiendo una reserva de 30 minutos para las baterías.

El avión convertido pesará lo mismo que el modelo Beaver convencional impulsado por un motor Pratt & Whitney PT6, refirió Ganzarski. Con el tiempo, Harbor planea convertir sus 15 hidroaviones Beaver y 22 DHC-3 Single Otter a los motores eléctricos, expresó McDougall. El objetivo de las pruebas de vuelo es obtener certificaciones reglamentarias tanto para el sistema de propulsión eléctrica como para las conversiones comerciales de los aviones De Havilland. McDougall acotó que uno de los objetivos principales de las pruebas será demostrar que el motor eléctrico es “al menos tan seguro o más seguro” que el motor actual.

A más largo plazo, Ganzarski predice que los motores eléctricos generarán un “resurgimiento” en la industria de las aerolíneas regionales para viajes de menos de 1.610 kilómetros con un nuevo avión diseñado para 10-25 pasajeros.

También podría gustarte