El método del plato para equilibrar tus comidas

Es recomendable consumir verduras crudas

Una dieta sana y equilibrada no solo se basa en co­mer de todo, sino también en controlar las raciones que se ponen en el plato. Las personas no se percatan y añaden comida a su mesa de forma excesiva, ingiriendo más calorías de las que deberían.

Una de las consecuen­cias de este aumento progresivo suele ser el sobrepeso, además de problemas de salud como la hipertensión, diabetes mellitus tipo 2, colesterol o alteraciones del sueño.

Por otro lado, se puede elaborar un plato que con­tenga los nutrientes nece­sarios y en las cantidades adecuadas, jugando con los diferentes sabores y olores, eliminando la sensación de monotonía que a veces hace que las cenas sean poco apetecibles. Para ello se recurre al “método del plato” que permite incluir de una forma visual los in­gredientes necesarios para realizar una comida com­pleta, variada y saludable.

MÉTODO DEL PLATO

La nutricionista Silva­na Arrúa explicó que “este método consiste en dividir imagina­riamente el plato en 3 partes. Una mitad con vegetales, verduras y hortalizas, cuanto más color tengan estos ali­mentos es mejor porque aportan más vitaminas, minerales y antioxidantes. Es importante que sean crudas para aprovechar los nutrientes intactos”.

Agregó que en un cuarto del plato deben existir ali­mentos con proteínas, nece­sarias para la regeneración celular y el desarrollo mus­cular. Puede ser pollo, hue­vo, carne de vaca y pescado. El otro cuarto del plato se debe rellenar con hidratos de carbono, que darán la energía para rendir durante el día, como arroz, fideo, mandioca, choclo, harina de maíz o batata, una sola opción de todas ellas.

“Un ejemplo de estas co­midas es un grillé de pollo con un pedazo de batata y una ensalada, una comida equilibrada. Si se quiere acompañar con mandioca, sería un exceso, porque tendrían en el plato el doble del mismo nutriente, se debe reemplazar poco a poco. Si comemos guiso de arroz, que tanto nos gusta a los paragua­yos, la mitad del plato debe ser acompaña­da de ensalada, se trata de ir sustituyen­do alimentos. Son recomendaciones para mantenerse sa­ludables y cubrir to­dos los requerimientos energéticos”, afirmó la especialista.

Además, señaló que todo ello debe ir acompañado de actividad física tanto aeró­bica como anaeróbica.

La aeróbica puede ser bai­lar, correr, caminar, saltar, andar en bicicleta, y los ejercicios anaeróbicos son los que requieren mayor es­fuerzo, como alzar pesitas, tobilleras, utilizar aparatos para aumentar la muscu­lación. Así se estimula el desarrollo de la masa mus­cular, se acelera el metabo­lismo y se baja de peso.

DESAYUNO IDEAL

La nutricionista resaltó que el desayuno no se debe omitir, es importante para activar el metabolismo.

“Las personas que no desa­yunan suelen ser las más obesas. Un desayuno ideal sería una cuota de fruta que aporta vitaminas y minera­les para levantar las defen­sas, un lácteo descremado que puede ser leche, queso, yogurt y, además, cereales y panificados integrales”, aseguró.

También podría gustarte