El pronunciamiento del asegurador en el Contrato de Seguro

Guillermo Fronciani
Abogado

 

Ocurrido el siniestro, y habiéndose desarrollado todo el proceso de análisis y liquidación del mismo  y no habiendo otras causales de demora,  la ley establece un plazo sobre el cual el asegurador debe “decidir” acerca del derecho del asegurado y a eso se le llama pronunciamiento.

El Art. 1.597 del Código Civil expresa: “…El asegurador debe pronunciarse acerca del derecho del asegurado, dentro de los treinta días de recibida la información complementaria prevista para la denuncia del siniestro. La omisión de pronunciarse importa aceptación. En caso de negativa, deberá enunciar todos los hechos en que se funde…”. Encontramos en este artículo dos cuestiones que consideramos de importancia. Uno referido al plazo de pronunciamiento del asegurador  y otro referido a la información que complementa es decir la  carga de informar que tiene el asegurado.

El primero  constituye una carga , deber u obligación que pesa sobre el asegurador como plazo de caducidad, de rigor e  inderogable por convención de las partes y que corre a partir de la denuncia del siniestro. Su consecuencia inmediata es que la omisión de pronunciarse implica aceptación del siniestro.

El segundo es la interrupción del pronunciamiento del asegurador por el requerimiento expreso por parte de este  de la información complementaria. Esta debe ser razonable y no devenir en una actitud dilatoria del cumplimiento de sus obligaciones. Pero debe tenerse en cuenta que el asegurado debe ser diligente en sus obligaciones de brindar la información requerida en tiempo y forma, pues su incumplimiento puede dar lugar a la perdida de sus derechos.

El pedido de información en siniestros considerados de porte puede estar dado también  a través de un perito designado por el asegurador quien actúan en nombre y representación de este determinando en lo posible las causas del siniestro, la valoración de los daños y todas aquellas circunstancias que puedan influir en la determinación de la indemnización. Su dictamen es concluyente para el asegurador lo cual denota la importancia de su tarea considerada quizás más “objetiva” que la que pueda realizar el asegurador.

Así, la  consecuencia inmediata de no brindar la información es la prórroga del pronunciamiento del  asegurador en cuanto a que no puede pronunciarse por falta de elementos probatorios necesarios para declarar el siniestro denunciado como parte o no del contrato de seguros. Ahora bien, dicha exigencia para que produzca el efecto de la interrupción además de “razonable” debe ser “cierta”, “precisa”, “clara” y “fundada”  pues lo contrario sería un abuso del derecho del asegurado.

Es importante señalar también que un pronunciamiento negativo, al decir del articulo 1597 ultima parte, “…en caso de negativa, deberá enunciar todos los hechos en que se funde…” condiciona al asegurador a que debe argumentar los motivos de su negativa,  que en la práctica se traducen en la mención de las cláusulas de las condiciones particulares y especificas del contrato desde donde fundan su posición y una breve descripción de los hechos que referencia el perito en su conclusión.

Por tanto, el asegurado debe brindar toda la información necesaria y razonable que sea solicitada por el asegurador o el perito, en tanto el asegurador debe pronunciarse en tiempo y forma dando cumplimiento así a los términos del contrato de seguros.

También podría gustarte