Málaga, mucho más que una ciudad costera

Grandes raíces históricas

Málaga es conoci­da como la ca­pital de la Costa del Sol-España, y también por sus hermo­sas playas de arena ama­rilla, pero la ciudad tiene muchos más que ofrecer, pues no es solo una ciudad costera.

La historia de Málaga abarca aproximadamen­te 2.800 años, lo que la convierte en una de las ciudades más antiguas de Europa. Aquí podrás aprender sobre el pasa­do islámico de España en el majestuoso palacio de la fortaleza de Alcaza­ba, mientras que Pablo Picasso nació aquí, por lo que hay museos que iluminan sus primeros años. La ciudad también cuenta con importantes festivales a lo largo del año, pues aquí podrás conocer la cultura andaluza, ver y disfrutar los espectáculos de arte de flamenco.

La ciudad es bastante pe­queña por lo que puedes ir caminando a todos los lugares, mientras que tu alojamiento se encuentre cerca del centro turístico. En caso de no ser una per­sona con mucho training, te recomendaría que optes por el taxi, no es caro, por­que el trasporte público en esta ciudad es bastan­te caro en comparación a otros medios y además este tampoco te dejara cer­ca del destino que quieras visitar.

Si eres amante de las pla­yas, estaría bueno que puedas quedarte más de un fin de semana, así podrás disfrutar al máximo de sus preciosas playas.

En caso de ir solo para co­nocer la ciudad, creo que basta con ir un fin de sema­na, será más que suficiente.

ALCAZABA

Con poderosas murallas vi­sibles desde cualquier lugar de la ciudad, la Alcazaba de Málaga es un palacio de la fortaleza y un valioso monumento de la época islámica.

Se construyó por primera vez en el siglo VIII, luego se reforzó y expandió en los próximos quinientos años. Mi recomendación es que vayas y camines por las incontables mura­llas que tiene, desde aquí tendrás uno de las me­jores vistas de la ciudad. La entrada es gratuita los domingos, de lo contrario hay que pagar, pero es una suma simbólica.

Pegada a la entrada de la Alcazaba se encuentran restos de un teatro romano que data del siglo I a.C., que están en proceso de restau­ración.

El teatro estuvo en uso du­rante unos 300 años hasta los 200, pero luego se olvi­dó e incluso se usó como cantera durante el período de los moros. La estructura fue redescubierta en 1951, para volverse en el mejor monumento antiguo de la ciudad.

CATEDRAL DE MÁLAGA

La Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación, es la Catedral de Málaga, situada enfrente de la pla­za del Obispo, el templo es considerado una de las joyas renacentistas más va­liosas de Andalucía.

Su proceso constructivo comenzó en 1525 y finalizó en 1782 aunque de forma inconclusa. Es decir, tardó más de 150 años en cons­truirse, por lo que es una mezcla de estilos renacen­tistas y barrocos.

Hasta el año 2012, fue el se­gundo edificio más alto de Andalucía, solo superado en su torre por la Giralda. La entrada a la catedral tie­ne un costo de 6€.

MUSEO DE PICASSO

Pablo Picasso nació en Málaga, por lo que ningún viaje puede ser completo sin rendir homenaje a este icono del siglo XX.

Dirígete primero a su lugar de nacimiento, o Casa Na­tal, en la Plaza de la Merced. Está a pocos minutos a pie de todos los puntos de re­ferencia de la ciudad, hay una pequeña colección de sus obras de arte, así como objetos de su juventud.

Una colección más grande de sus pinturas se puede ver en el Museo Picasso a un par de minutos. La entrada al museo tiene un costo de 8€.

PLAYA MALAGUETA

La Playa Malagueta, en el paseo marítimo de la ciu­dad, es la playa más linda y más concurrida que tiene la ciudad.

Sin embargo, la Costa del Sol (Málaga) es el paraíso de la arena y el sol de Eu­ropa, por lo que no tendrás problemas para encontrar otra playa que te guste más y que también esté cerca de la ciudad como por ejem­plo:

La Misericordia, ganadora de la Bandera Azul, es una bahía arenosa encantado­ra, ancha y larga, y bañada por olas moderadas.

Los Álamos es igual de encantador, pero un poco más desarrollado con com­plejos de apartamentos en la parte trasera y conciertos junto a la playa en el vera­no.

¿QUÉ COMER EN MÁLAGA?

Si quieres probar un plato que es típico de la ciudad, entonces debes de degustar El Espeto (sardina a la pa­rrilla) en un local/bar frente a la playa.

La forma clásica de hacer esto es cavar un agujero en la arena, hacer un fuego y luego asar las sardinas so­bre ellas.

Incluso hay una estatua de un “Espetero” cocinando sardinas en el Paseo Maríti­mo de Antonio Machado de Málaga.

Otras actividades para ha­cer en Málaga son:

CAMINITO DEL REY 

Aquí podrás disfrutar de la famosa ruta de senderis­mo Caminito del Rey con un guía local. Tendrás las mejores fotos de los impre­sionantes paisajes, el río, la fauna, la flora y además te contaran historias intere­santes sobre este sendero único. Los precios para rea­lizar el tour van desde 30€, debes buscar a través de in­ternet y reservar el paquete que más te guste.

FERIA DE AGOSTO

Málaga es una gran ciudad para visitar en cualquier época del año (mejor si es durante el verano), pero en agosto es más especial. En la época medieval fue una de las últimas ciuda­des de la península ibérica en regresar al dominio cristiano después de la era islámica.

Dicho evento se conme­mora con un festival de una semana de duración, que se celebra la terce­ra semana de agosto de cada año. Más que nada, es un buen vistazo a la cultura andaluza, hay muchos espectáculos de flamenco y hay corridas de toros a diario en La Malagueta.

FRIGILIANA

Frigiliana es un pequeño pueblo a 50 minutos de la ciudad de Málaga. Es uno de los pueblos más boni­tos que tiene España, con sus calles estrechas y un sinfín de escaleras que recorren todo el Barrio, he­rencia que con el paso del tiempo quedó para el cas­co antiguo de Frigiliana.

También podría gustarte