Mentíme que me gusta

Nos sirven gato pero nos aseguran que es liebre

CRISTIAN NIELSEN

Sabe a carne, huele a carne y sangra como la carne… pero no es carne. El portal xataca. com da cuenta de la novedad introducida por una cadena de hamburgueserías al re­emplazar la carne vacuna por un mix vegetal compuesto de “hemoglobina de soja” y otros ingredientes que aseguran a este bocadillo trash, afirman, su tradicional contextura.

Hasta un gastrónomo del New York Times se jugó su prestigio diciendo que no pudo notar la diferencia entre una hamburguesa de carne vacuna y otra de pasta vegetal.

¿Mucho, no? Ahora habrá que preguntar en los restaurantes, escribano presente, si el bife que nos han servido viene de una vaca o es algún pastiche de soja.

Es que cada día nos están dando gato por liebre y no nos damos cuenta. Dicen que los chinos han desarrollado un chocolate que no es chocolate, sino una amalgama de excipientes con baño de una substancia chocolatosa sintetizada vaya uno a saber de qué porquerías.

Y para seguir con los chinos, que inven­taron los fideos, en 2004 repartieron unos tallarines hechos con parafina y tintura sintética supuestamente inocua que tuvo a mucha gente en el hospital. Hasta no hace mucho se vendía una miel que no era miel sino un jarabe de fructosa de maíz causante de serias disfunciones metabólicas.

Y, finalmente, al abrir una lata de atún, tenga en cuenta que podría estar comiéndose un escolar, que no es un niño que va a la escuela sino un pez que se asegura re­emplaza al verdadero atún. ¿Cómo saberlo? Si después de dar cuenta de una ensalada de “atún” tiene que apurar su camino al baño, sabrá de qué estoy hablando.

Desde Platón y la alegoría de la caverna hasta las redes sociales –si me perdonan la comparación-, estamos acostumbrán­donos a vivir un mundo de

También podría gustarte