Lava Jato: prensa brasileña se hace eco de conexión entre Banco Paulista y Basa

El diario O Estado de Sao Paulo informó que la Justicia brasileña emitió un nuevo mandato de prisión contra el operador financiero Paulo César Haenel Barreto, actualmente preso en la ciudad de Curitiva.  Barreto es funcionario del banco Paulista, entidad que hace corresponsalía para el banco Amambay (Basa) de Paraguay.

La investigación en curso en Río de Janeiro tiene como objetivo, profundizar los hallazgos del Banco Central de Brasil relacionados a posibles actos de lavado de dinero practicados por el Banco Paulista en la importación de reales en especie de Paraguay.

La denominada importación de moneda nacional consiste en el transporte físico de efectivo de Paraguay a Brasil. Se trata de operación legal y oficial, regulada por el Banco Central, donde una institución extranjera vende los reales recibidos en el comercio local de vuelta a instituciones financieras de Brasil. En cambio, el banco del exterior recibe dólares  por los valores entregados en efectivo.

El medio de comunicación señala que el Banco Central han encontrado disparidades entre los valores importados por el Banco Paulista y aquellos que se producen como consecuencia del comercio local, habiendo sospechado que la operación está siendo hecha para el lavado de dinero’.

“Según el Banco Central, uno de los principales exportadores de reales sería el Banco Basa (antiguo Banco Amambay) de propiedad de Horacio Cartes – ex presidente de Paraguay y muy vinculado a Dario Messer, señalado en la Operación ‘Cambio, Desligo’ principal articulador del esquema”, indica el artículo.

Dólar-cable – La red estructurada por Messer, Juca y Tony fue utilizada por al menos otros 46 petroleros, afirma la Fiscalía. Las operaciones dólar-cable son una forma de mover recursos de forma paralela, sin pasar por el sistema bancario. Usualmente, agentes públicos corruptos compran dólares en el exterior de empresas que necesitan comprar reales en especie en Brasil para corromper otros agentes públicos, subraya parte del artículo publicado por el diario O Estado de Sao Paulo.

También podría gustarte