Agroquímicos amenazan la labor de las abejas

 

La apicultura es con­siderada una de las pocas actividades pecuarias que re­quiere poca inversión eco­nómica y además genera ingresos para combatir la pobreza rural.

Gerardo Garcete, de la Asociación de Criadores de Abejas del Paraguay, destacó la importancia de la apicultura a nivel nacional y cómo va cre­ciendo el rubro en el país teniendo en cuenta el valor del rubro como ge­nerador de ingresos en la lucha contra la pobreza y como alimento altamen­te nutritivo en la dieta familiar.

“Empieza la temporada donde las personas em­piezan a consumir mucha miel, pero en los últimos años fue cambiando, las personas van incluyendo en su dieta, ya no es solo una cuestión medicinal”, explicó el profesional

Sostuvo además que si bien es cierto que la producción va en aumento, aún hay muchas cosas por hacer. “La apicultura en sí no es miel y derivados, la apicultura tie­ne un rol muy importante en el país, porque gran par­te del producto interno bru­to de todos los productos agropecuarios vienen de la polinización de las abejas”, indicó Garcete.

La apicultura es una rama que representa una gran fuente de riqueza por los múltiples beneficios que se pueden obtener de la ex­plotación artesanal o indus­trial. Además de proporcio­narnos miel como producto principal, con la apicultura también se puede producir polen, cera, jalea real, pro­póleos y veneno de abejas, y  se pueden obtener ingresos adicionales con la venta de núcleos, colmenas, reinas y alquiler de colmenas para polinización.

“Desde el 2017 la ONU y la FAO declararon el 20 de mayo el Día mundial de las abejas, y a nivel mun­dial se hacen actividades en tributo a la labor de las abejas porque todos los estudios indican que dos a tres cucharadas dependen directa o indirectamente de las abejas, las personas no dimensionan pero es muy importante la labor que ellas realizan, es de conocimien­to mundial que las abejas es­tán en peligro de extinción por la agricultura mecani­zada extensiva por la utiliza­ción de defensivos agrícolas que están diezmando de  manera brutal la población de abejas a nivel mundial”, sostuvo el apicultor.

Explicó además que el domingo 26 de este mes se llevarán a cabo acti­vidades en la Costanera de Asunción en el marco del Día mundial de las abejas que fue el pasado 20 de mayo.

En cuanto al hábitat de las abejas se encuentra en pe­ligro por el aumento en la utilización de agroquími­cos. “Su hábitat es a lo que le llamamos pasto apícola tiene que haber una vege­tación que les pueda pro­porcionar néctar y polen para que puedan sobrevivir y ser productivas”.

“Ser apicultor no es un proceso muy complica­do, existen cursos en la facultad de veterinaria y agronomía, también no­sotros a través de la unión paraguaya de apicultores contamos una alianza con la universidad san Carlos donde fomentamos el crecimiento de esta activi­dad, no es un rubro costo­so, uno puede contar con 10 cajones, el costo por cajón es de 700 mil gua­raníes pero lo interesante es el rápido retorno que tiene”, enfatizó.

También podría gustarte