Cada paraguayo debe USD 1220 por la deuda pública

Elaborado por MCS
[email protected]

 

La deuda pública total por habitante llegó a USD 1220 al primer trimestre del año 2019, mayor en 9% y USD 105,6 a lo registrado el mismo periodo del 2018, mientras que como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) ascendió a 21,25% en marzo de este año, lo que es 2,69 puntos porcentuales superior al 18,56% de marzo del año anterior.

El nivel de dicha deuda pasó de USD 8.040,9 millones a 8.506,7 millones entre finales de diciembre del 2018 a marzo del corriente año, lo cual representa una variación relativa del 5,8% y de USD 465,8 millones en términos absolutos. Dentro de ese saldo, la deuda interna ascendió a USD 1561 millones y la externa llegó a USD 6.945 millones.

Teniendo en cuenta, la evolución de la deuda pública por habitante se verifica que desde la primera emisión que se llevó a cabo en el año 2013, cada paraguayo debe aportar USD 575, dólares más, tomando los últimos datos disponibles a marzo.

Por su parte, el Ministerio de Hacienda tiene esquemas a seguir sobre cómo hacer para honrar los compromisos, como es el Lineamiento Estratégico para la Gestión de la Deuda Pública 2017, pero este documento no puede ser considerado como una política para hacer frente a los importantes compromisos que se van adquiriendo y que pueden afectar aún más a los habitantes del país en un futuro mediato.

Pese a que la deuda puede ser utilizada por los países para aumentar la inversión en infraestructura e incentivar el crecimiento, se debe considerar en qué situación se encuentra el país luego de 6 años de su incursión los mercados internacionales y cuáles son los resultados de su política de endeudamiento durante el periodo analizado.

Si bien Paraguay se encuentra entre los países con menores niveles de deuda en relación al PIB, considerando el último informe de Panorama Fiscal América Latina y El Caribe 2019 de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), posee uno de los menores PIB de la región, lo que limita sus posibilidades de expandir su recaudación.

Peso del PIB

Tomando en cuenta los datos de la Fundación Getulio Vargas, la ponderación de la participación del PIB de cada país, Paraguay representa tan solo 0,8% del valor agregado de Latinoamérica lo que lo posiciona en el último lugar en cuanto a participación en la generación de la producción regional. Por ello, si las políticas de endeudamiento no se traducen en mejoras significativas en cuanto a una mayor inversión en infraestructura como así lo exponen los últimos datos del BID, cada paraguayo seguirá aportando una deuda por habitante cada vez mayor que no se refleja en términos de resultados.

Desafíos en Infraestructura

Según el último informe denominado Notas de infraestructura del Cono Sur, elaborado por el BID, el déficit en infraestructura representa el 70% del PIB del año 2017, mientras que en promedio anualmente se invierte aproximadamente 4% del PIB lo que resulta insuficiente para cubrirlo. De igual manera, en el informe de Infrascope 2019, los principales desafíos serían propiciar la madurez operativa de los proyectos y consolidar la institucionalidad de la Alianza Público Privada APP, considerando que la coordinación entre las entidades aún es precaria.

Lo que depara al 2019

Por su parte, el Gobierno de Mario Abdo Benítez tiene previsto aumentar este año el nivel de endeudamiento en USD 1400 millones, según se verifica en el Presupuesto General de la Nación PGN, mientras que, dada la coyuntura actual, posiblemente este año tendremos un menor PIB por habitante teniendo en cuenta la retracción de 4,0% al 3,2% que el Banco Central del Paraguay estima en el crecimiento del económico, con lo que se registraría una mayor deuda pública por habitante.

Otro punto no menos signifi­cativo que se debe considerar, aún más ahora en tiempo de caída de la actividad económica, es que el Paraguay es un país dependiente de la volatilidad del precio de los commodities. Este hecho impone la necesi­dad de que los hacedores de políticas del país sean más cuidadosos en la ad­ministración de la deuda pública, ya que en estas condiciones los niveles de endeudamiento que se pueden asumir como país son inferiores a los que pueden tener los países no tan dependientes del sector agropecuario o de los shocks negativos que pueden ge­nerarse en el mismo.

La actividad económica se encuentra estancada en los últimos meses, por shocks internos y externos que terminaron afectando a la economía en general, lo que se refleja en los resultados poco alentadores en el Indicador Mensual de Actividad Económica del Paraguay (IMAEP), según el cual la actividad económica se contrajo en 4,6% en marzo en términos interanuales.

Por ello, es crucial que las decisiones que se asuman desde la política fiscal ayuden a contrarrestar la desaceleración que se percibe en los últimos tiempos y que las políticas sean eficientes en términos de resultados y no solamente incrementen los compromisos tanto a nivel interno como externo.

También podría gustarte