Darío Messer negocia delación premiada con justicia del Brasil

El empresario brasile­ño, Dario Messer, ac­tualmente prófugo de la justicia tanto paraguaya con brasileña por casos de presunto lavado de dinero y evasión de divisas habría tomado contacto con el Ministerio Público de su país para negociar una de­lación premiada, lo cual im­plicaría que confiese cómo funcionaba el esquema.

El dato se dio a conocer gra­cias a una publicación de la revista Veja de Brasil que lleva por título: “El cambista de cambistas negocia con el Ministerio Público”. La publicación completa de la investigación del medio del país vecino seria publicado en la fecha.

Veja también señala que hay sospechas de que en Brasil el “doleiro de doleiros” ha­bría movido poco más de US$ 1.652 millones desde los años 80. Actualmente está procesado en su país por el sonado caso conocido como “Lava Jato”.

INVESTIGACIÓN LOCAL

Según las pesquisas del Ministerio Público de Para­guay, el empresario movió en a través del sistema fi­nanciero local cerca de US$ 50 millones a través de va­rias entidades de plaza y ca­sas de bolsa, por esa razón, está imputado por presunto lavado de dinero y asocia­ción criminal.

Actualmente se encuen­tra prófugo y el fiscal que investiga el caso, René Fernández, dijo la semana pasada a 5dìas que recién en octubre podrían cerrar todos los datos que están recabando para hacer una acusación. Además han sido imputados su hijo, Dan Wolf Messer, Juan Pablo Jiménez Viveros, primo de Cartes y Adolfo Granada Cubilla.

AMIGO DEL ALMA

El expresidente de la Repú­blica, Horacio Cartes llegó a expresar que Messer es “su amigo del alma” quien incluso formó parte de una comitiva oficial en un viaje a Israel en el año 2013. Datos que recogió el año pasado la Comisión de Investiga­ción Bicameral del Congre­so (CBI) también resaltan que el brasileño habría sido socio fundador del Banco Amambay, que es propie­dad de la familia Cartes y habría movido dinero de forma irregular a través del estatal Banco Nacional de Fomento.

También podría gustarte