Desempeño económico será clave en elección argentina

Por Samuel Acosta
@acostasamu

Los analistas políticos Sergio Berensztein y José María Ghio, en diálogo con 5días, explicaron la situación de relación comercial entre Paraguay y la Argentina, las razones de la crisis económica y porqué este será un factor clave en las próximas elecciones presidenciales a celebrarse en octubre de este año.

Periodista: En los últimos años hemos visto una gran cantidad de inversión argentina en nuestro país, principalmente, en los rubros inmobiliarios, agrícolas y la ganadería, ¿cuál es el principal atractivo?

Sergio Berensztein: Argentina es un país que exporta capital, es un país que tiene una tasa de ahorro muy bajo. Desde la década del 70 tiene un proceso de fuga de capitales y una corriente de inversión en otros países buscando seguridad jurídica y oportunidades de negocios, en parte para diversificar y por las características macroeconómicas inestables de la Argentina. En este contexto como resultado del boom agroexportador de ustedes y por problemas de crisis argentina, es que Paraguay se convirtió en un lugar atractivo al igual que Bolivia y Uruguay. Es una relación tan exitosa que tiene mucha chance de continuar y profundizarse.

Los inversores de Argentina, aun luego del proceso de blanqueo de capitales, tienen más de 200 mil millones de dólares no registrados en el exterior. Es un proceso estructural donde los argentinos ahorran fuera del país y en algún sentido ustedes se benefician de eso.

José M. Ghio: También hubo beneficios en el sector de ganadería y agricultura en los años Kirshner, hubo un gran boom para comprar tierras del Chaco paraguayo con la esperanza de que si se mantenía el precio de los commodities el diferencial de ganancia era sideral. Fue un buen negocio para todo el mundo, hubo mucha inversión argentina y muchos se quedaron en el rubro de la carne. No hicieron la movida de entrar y salir, sino que tomaron la decisión de pasarse a la cría.

El Banco Central de Argentina incorporó el esquema de metas de inflación a su política monetaria, sin embargo, no pudo cumplir los porcentajes que se propuso. ¿En qué se falló?

Berensztein: El problema de inflación es estructural e histórico. Tuvimos picos inflacionarios en la década 80 y 90 con hiperinflación. Si tomás la inflación promedio de los últimos cincuenta años, tenés cerca de 90% anual. Tenés mecanismos de indexacion automática a la inflación porque se convirtió en un hecho normal, entonces, es muy difícil bajar los precios. Para detener esa inercia necesitas un plan de estabilización que Argentina no lo tuvo.

Tuvo una política monetaria tendiente a bajar la inflación pero con una política fiscal muy expansiva, hubo descoordinación entre el Banco Central y la Tesorería que terminó rompiendo las metas inflacionarias con una corrida cambiaria muy significativa. Se detuvo el comercio de argentinos aquí (a Paraguay) porque el ingreso cayó en un 40%. Es el resultado de una mala política.

Algunos analistas consideran que el Gobierno de Macri hubiera tomado medidas más drásticas al inicio de su gestión para hacer los cambios estructurales dado que el gradualismo no era la opción para una economía tan deteriorada. ¿Qué opinan?

Berensztein: Nunca sabremos qué hubiese pasado, es materia opinable. Lo que sí es cierto es que para el gradualismo hubiera funcionado mejor necesitabas un acuerdo económico-social para alentar las expectativas de todos los actores tanto de capital como de trabajo, este fue un Gobierno que hasta hace un mes se negaba a armar un acuerdo de esas características.

Lo veía como un signo de debilidad y pagó un costo muy alto por eso. Hubo descoordinación entre Hacienda y el Banco Central, porque el Central decía que los acuerdos costaban mucho y habría que tener una política monetaria dura, hubo problemas de criterio.

Ghio: la inflación siempre es una buena socia para un Gobierno al que le falta financiamiento porque el impuesto inflacionario termina aceptando benevolentenente un grado de ajuste porque te permite financiarte, es decir, el propio Gobierno que quería bajar la inflación la generaba para preparar más.

Por lo que hemos observado de las encuestas, Alberto Fernández, el candidato de la izquierda, se perfila con la mejor posición para próximas elecciones presidenciales. Si en gran medida se atribuye a la política de los Kirshner el descalabro económico, ¿por qué estos resultados?

Berensztein: primero las encuestas hay que tomarlas con cuidado, porque te permite entender una foto pero no toda la película. Ahora tenés una formula instalada con Alberto Fernández con Cristina Fernandez de Kirshner pero las otras están todavía discutiéndose, si mides una fórmula frente a hipótesis son peras y manzanas. Hay que esperar hasta que estén todas conformadas y ver el peso relativo de cada una, obviamente, por indicadores múltiples la imagen del presidente (Macri) cayó pero igual tiene un piso de más del 30% que no es poco. El desgaste ha sido profundo pero sigue habiendo un segmento importante de la sociedad que rechaza el retorno del populismo.

La crisis económica le dio a Cristina una oportunidad que pocos preveían antes. Si la economía no hubiera caído de forma tan profunda probablemente no tendría hoy la posibilidad de ser tan competitiva, además, al convocar a una persona tan moderada como presidente las chanches de recuperar espacios en el sector independiente son mayores. Lo logrará, no lo sabemos.

Hemos visto una caída en los niveles de consumo que representan casi el 70% del producto argentino, por más que han aumentado las exportaciones, es decir, las buenas noticias macro son malas noticias micro. La balanza comercial mejoró muchísimo, es bueno para la economía pero el consumidor no lo vive en carne propia.

¿Cómo queda la situación legal de Cristina, dado que está enfrentando un juicio pero puede al mismo tiempo ser vicepresidenta de la Nación?

Berensztein: Ella tiene doce juicios, uno empezó la semana pasada. En Argentina la justicia penal es muy lenta y al margen de que tenga sentencia, esta va ser apelada. Hasta que no esté firme puede tardar años.

Es decir, Cristina puede terminar un periodo de Gobierno sin que se resuelva…

Berensztein: Dos periodos también… Ni hablar si está alguien sentando en la vicepresidencia, esa lentitud se hace aún más. Aparte que hay un problema, de que los seguidores no creen en las denuncias o que la legitimidad del proceso es cuestionable. Si es cierto o no, hay un sector que lo cree, entonces, lejos de afectar su competitividad por el contrario hay una mayor cohesión en sus seguidores, entonces, en algún sentido sale el tiro por la culata porque el caso se victimiza.

Esta inflación que no se logra controlar y el dólar con presión al alza, ¿será un factor determinante que incline la balanza en la suerte de Macri en las elecciones?

Berensztein: Ahora que están comenzando las negociaciones para que se recuperen un poco el salario, la inflación va a ser alta pero se va desacelerar y esto debería tener un efecto positivo por lo menos en un segmento de los votantes. En cuanto al tipo de cambio, tuvimos dos semanas de relativa estabilidad porque el FMI le permitió utilizar parte de los recursos que le dio para intervenir en el mercado. Estamos en un escenario en donde las consecuencias de lo económico sobre lo político son imprevisibles. Hay una cantidad de enigmas que solo el tiempo nos va a permitir entender.

Ese sector empresarial que sintió la presión de tasas altas durante el Gobierno de Fernández y que tuvo algunas señales de esta administración, ¿qué posición tiene sobre estos comicios?

Ghio: Muchas de esas señales se tuvieron que revertir en el tema de las retenciones, la crisis hace que luego te tenés que volver atrás con todo lo que significa. El empresariado no es algo compacto pero hay un clima favorable para la fórmula de Cambiemos aunque haya muchas quejas.

Berensztein: Los empresarios están muy doloridos porque han perdido mucha plata con este Gobierno. No les gustaba el anterior pero tampoco les fue bien con este, es una recesión larga y el costo de financiamiento hace que casi ningún proyecto productivo sea viable.

Todas las proyecciones que vemos para la Argentina es la de otro año de recesión, con expectativa de un PIB negativo de 1,5 a 1,7%. ¿Están las expectativas en estos números?

Berensztein: Los números son esos, aunque algunos números incluso dan más para bajo. Dependerá de lo que suceda en estos meses…

Respecto a la situación regional, mucho se habló de un posible acuerdo de libre comercio entre Mercosur y la Unión Europea, o del mismo bloque, pero en alianza con China. Esta guerra comercial, ¿sacó de la agenda todos estos acuerdos?

Berensztein: El Mercosur fue un éxito en los 90 para evitar una guerra comercial entre Argentina y Brasil, porque la desconfianza era infinita. Hace dos décadas estamos negociando con la Unión Europea y ahora este clima de guerra comercial hace mucho más difícil todo.

Es un momento en el que incluso el proteccionismo no parece tan malo, el tamaño de nuestro mercado es tan pequeño que te da poco margen. Estas guerras comerciales no terminan acá, sino que escalan y pueden terminar en guerra de monedas y pueden derivar a otras cosas peores. Hay que tener cuidado con esto.

También podría gustarte