Se acentúa el control de Seprelad en cooperativas

El combate al lavado de dinero se fija en la agenda gubernamental

David Chamorro
@_davidchamorro

La serie de situaciones que envuelven al país en una frágil coyuntura, poniendo en riesgo la transparencia, institucionalidad y combate a la corrupción, como el caso de Lava Jato y sus vinculaciones con nexos nacionales, además de la evaluación próxima del Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica (Gafilat), tiene a las autoridades con la agenda apretada en cuanto al fortalecimiento de las políticas públicas y la creación de un sistema en prevención de lavado de dinero.

Al margen del sector bancario y financiero, el cooperativista también es exigido por la Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero o Bienes (Seprelad) en rigurosidad de controles. Así lo mencionó el miembro de directorio del Instituto Nacional de Cooperativismo (Incoop), Nilton Maidana, al comentar al medio que la Secretaría se encuentra fiscalizando no solo al sector, sino a todo el sistema financiero nacional.

MONITOREO
En relación al sector en específico, explicó que “el control se da en especial para con las cooperativas de Ahorro y Crédito, que son las que operan en ese margen, captando ahorros y colocando créditos”.

Añadió que se encuentran cumpliendo con las leyes vigentes de lavado de dinero y las resoluciones dispuestas por la Seprelad. “Además de esto, el Incoop posee dentro del Departamento de Fiscalización, ya desde el año 2017, ciertos procedimientos establecidos para mejorar los mecanismos de control. Si bien se cumple con la Resolución N° 370 de la Seprelad, a los efectos de ampliar el margen y trabajar mejor dentro de los marcos regulatorios del sector, es que la Resolución N° 17.005/2017 del Incoop establece la forma de trabajar y desenvolverse”, puntualizó.

Sumó a esto que, las cooperativas en general cuentan con auditorías internas y externas donde cada cierto tiempo deben rendir informes a las autoridades correspondientes. “Las cooperativas cumplen a cabalidad con las disposiciones gubernamentales y cuentan con sus respectivos Departamentos de Prevención de Lavado de Dinero, además de poseer un Comité de Cumplimiento; especialmente las entidades cooperativas de tipo A y tipo B”, acotó.

SOSPECHOSO
Maidana mencionó que, inclusive, se han presentado varias denuncias e iniciado procesos penales con relación a informes que surgieron de cooperativas que reportaron sobre socios que eventualmente no pudieron “justificar debidamente el origen de sus ingresos”.

“A partir de US$ 10 mil: si el socio no puede justificar el origen de esa suma de dinero, automáticamente pasa a convertirse en una operación sospechosa y, pasa a remitirse el informe respectivo a las autoridades en cuestión. Esto se lleva a cabo de modo confidencial y se dirige a la Seprelad, quedando en sus manos el análisis y posterior correspondencia”, subrayó el directivo.

Agregó que hoy, el Incoop modificó el sistema de supervisión y fiscalización basándose en el riesgo que puede representar cierto tipo de operación para el esquema general, y “de manera puntual se establece nuevamente el control de riesgo basado en la prevención de lavado de dinero”.

Finalizó explicando que el Instituto se encuentra trabajando a la fecha en pos de una mejor regulación, en simultáneo con la Seprelad y técnicos del Incoop, para posteriormente poder establecer nuevas normativas con base en las recomendaciones que pueda dejar el Gafilat una vez que el país se someta a la evaluación internacional a partir del año 2020.

También podría gustarte