Una dulce pasión logró cautivar a sus clientes

Comercializa bollos y pastafrolas de distintos sabores

CAMILA MONGELOS

[email protected]

A Matías Moral las ga­nas de salir adelante con su propio nego­cio nunca le falta­ron, tanto fue así que intentó en varios rubros, pero con el paso del tiempo encontró a la que sería su verdadera y úni­ca pasión.

Se trata de la gastrono­mía y “La Berlinesa” es el nombre de su emprendi­miento donde ofrece una variedad de bollos hechos artesanalmente.

“Empecé desde abajo pero tenía que demostrar que no iba a dar marcha atrás y fui produciendo, mi producto es­trella son los bollos pero ade­más ofrezco pastafrola, torta marmolada, torta de naranja y pan quesu”, explicó Moral. La ayuda de sus padres fue fundamental ya que inició realizando sus primeros pro­ductos con ellos pero luego decidió independizarse y tener su propio local de pro­ducción. La inversión que realizó fue de aproximadamente G. 36 millones.

“Con la ayuda de mis padres, esposa, hermanos quienes me apoyaron y me siguen apoyando todo eso fue posi­ble, es por ello que la idea es seguir creciendo y progresan­do”, resaltó.

En La Berlinesa trabajan dos personas donde actualmente Moral se encarga de las ven­tas, distribución y adminis­tración de los productos. “Mis principales fortalezas son las ganas de triunfar y el amor que sentimos cada uno del equipo hacia lo que hacemos. Todo conlleva mucho esfuer­zo un claro ejemplo es la preparación de los bollos ya que se necesita aproxi­madamente 4 horas para tenerlo listo pero el sabor de esa masa vale la pena cada mordisco”, señaló.

 

En la actualidad La Berli­nesa distribuye sus pro­ductos en: La Rosquetta sobre Pa’i Pérez entre Ana Díaz y Rodríguez de Fran­cia también en Hijas de Feliciana en la sucursal del Pueblo y Barrio Jara ade­más de Espiga de Oro en Villa Elisa.

“El emprendedurismo es una llama que late en tu mente y corazón es algo que te dice vos podes va­mos, intenta de nuevo y por sobre todo ser empren­dedor no es para cualquie­ra, no es para gente perezo­sa que no la quiere remar. En la primera todo es no, la presión te agobia y debilita te hace querer tirar la toalla, la falta de sueño por entre­gar un trabajo bien hecho te quita la pacien­cia, comes cualquier cosa no hay horario y la presión sigue pero aguanta­mos todo eso por­que hay una llama que está encendida para alcanzar ese sue­ño que sólo vos visua­lizas y cada día es un día más cerca de alcanzarlo”, concluyó.

Pedidos al:
(0985) 896 – 291
Instagram
@La berlinesapy

También podría gustarte