Una pausa de 3 horas mejora el rendimiento

Tiempo ideal para una siesta, ejercitarse o despejar la mente

La mejor manera de compaginar trabajo y ocio es estable­ciendo límites cla­ros entre el tiempo dedica­do a una actividad y otra.

Una breve siesta aumenta la capacidad de resolver problemas, estimulando la creatividad, la imagina­ción y la intuición. El “nap break” o “siesta energética” puede mejorar el rendi­miento del trabajador hasta un 35%. Según un estudio de la NASA, una siesta de 26 minutos es capaz de au­mentar hasta un 35% el ren­dimiento de una persona.

Los expertos sugieren utili­zar el horario con baja pro­ductividad laboral (entre las 12:00 y las 14:00 horas) para realizar otro tipo de actividades.

Un informe elaborado por la BBC refiere que las activi­dades extralaborales crean un ambiente más creativo, relajado, espontáneo y di­vertido que logra mejores resultados y aumentan la productividad en sus ob­jetivos siendo capaz de re­tarse y comprometerse con ellos mismos.

“Es necesario marcar esos límites de tiempo, com­prender que nos encontra­mos en un proceso bioló­gico constante de gastar y recuperar energía. Estamos desafiados y estimulados en el entorno laboral, hay que entender que tomar un tiempo para mirar el te­léfono no necesariamente es hacer una pausa”, señaló Carlos Rönnebeck, Consul­tor Asociado de Potencial Humano S.A.

Agregó que se debe saber lo que es un descanso, no confundirlo con el cambio de una tarea por otra, hay que salir a respirar, despejar la mente. “No se debe comer en la oficina, en el escritorio, tiene que ser en un come­dor, marcar la diferencia de ese momento”, puntualizó.

Por su parte, Deysi Gon­zález, Talent Relationship Manager de Jobs, comentó que la salud mental es te­nida en cuenta con mayor fuerza y uno de los compo­nentes de su cuidado es la recreación y los tiempos de “desestrés”, más aún por la cantidad de horas que se pasa en la oficina.

“Es importante mante­ner un equilibrio entre el trabajo y las actividades extralaborales, agendar un espacio donde el pro­tagonista sea uno mismo, practicar algún deporte, ir al gym, hacer yoga, realizar una lectura, salir a caminar o simplemente ir al cine con amigos”, explicó la experta de Jobs.

González dijo que en las empresas se alienta al cola­borador a tener hábitos más sanos de manera integral, no solo con cuidados médi­cos, sino con alimentación saludable o un descanso programado. Algunas orga­nizaciones incluso cuentan con días flex o momentos de compartir desestructu­radamente, ya que valoran la importancia que tiene en la motivación e integración de los trabajadores.

“Ciertas empresas incluyen programas que están inte­grados regularmente por actividades sociales, cultu­rales, físicas y al aire libre. Estas actividades contribu­yen a la creación de lazos interpersonales y la relaja­ción entre los trabajadores”, manifestó.

TIPS

En cuanto a los métodos para fomentar un ambiente recreativo aconsejó colocar en un lugar de la empresa una mesa de ping-pong, ajedrez o algún otro juego de mesa, de manera que los trabajadores en su hora de descanso, puedan entre­tenerse antes de volver al trabajo.

“En Paraguay aún tienen preponderancia los mode­los tradicionales de empleo en cuanto a cumplimientos de horario que no dejan mucho margen para un es­pacio de ocio en medio de la jornada laboral. Si bien mu­chas organizaciones miden su gestión en base a resulta­dos, algunas lo miden tam­bién según el cumplimien­to de horas que el empleado permanece en la empresa”, concluyó González.

También podría gustarte