Shopping París, además de constituir un cambio de la imagen de la zona donde está asentada, se convirtió en un modelo a seguir para el progreso de turismo de frontera, generando miles de puestos de trabajo en su construcción y más de 4.000 empleos directos e indirectos.

Los directivos destacan la gran visión y el compromiso porque no han escatimado esfuerzos para concretar la construcción del centro comercial más moderno del Paraguay.

El mismo fue edificado en un área de 80.000 metros cuadrados de infraestructu­ra y se constituye en uno de los más completos de la zona de la triple frontera.

Dispone de 450 salones comerciales, un estacio­namiento para 1.500 vehí­culos de pequeño porte y alrededor de 40 ómnibus. El complejo se encuentra en las cercanías del Puente de la Amistad, entre el Shopping del Este y el Hotel Casino Acaray, en la franja paralela al río Paraná.

Si bien es cierto que la si­tuación económica está un poco resentida, los directi­vos esperan que en un corto tiempo la misma repunte.

Por ello, recordaron que años atrás caminar por Ciudad del Este era casi imposible por la aglome­ración de personas en las calles que solo se dedica­ban a comprar y vender, era una actividad que no cesaba.

INICIO DE LA HISTORIA

Tras una visitar al Duty Free de Puerto Iguazú, uno de los directivos pensó que Paraguay necesitaba un co­mercio de esa envergadura, “Tenía una duda, del por qué muchos turistas iban a este comercio, y a CDE no, en esa época solo se construían galerías, no tenían una bue­na fachada no cuidaban la imagen de los locales pero decidimos hacer otra cosa, la construcción fue de vidrio, la fachada era de vidrio y eso fue cambiando la imagen de la ciudad, porque todo lo que se hace los demás van copiando, entonces los otros negocios iban cambiando también, antes todo era sucio y eso daba una mala imagen también”, sentenció el empresario.

Todo avanzaba muy bien, el shopping Bonita Kim ofrecía buenos productos y cambió por completo la imagen del comercio del este del país, hasta que en el año 2010 el empresario se enteró de un llamado a licitación pública para concesión de un predio ubicado en las cercanías de la triple frontera.

“Nos presentamos a la con­cesión, pero cuando vimos las fotos nos dimos cuenta que el terreno era muy feo, pero pensabamos que no te­níamos opción porque el mi­crocentro es muy pequeño y no teníamos otro terreno, con solo mirar ese predio era un dolor de cabeza, cuando llovía por esta zona no se podía caminar, los autos no podían pasar. Era una zona de cloacas, con un olor muy feo y el terreno tenía una inclinación de 45°, los inver­sores no se animaban por la dificultad del terreno, pero una vez más mi visión fue otra, yo quería que Ciudad del Este tuviera un shopping igual o mejor que el Duty Free de Argentina. Entonces apostamos a este terreno porque mi visión siempre fue diferente”, explicó el vo­cero de la empresa.

Con la adquisición del terre­no por medio de una conce­sión que llevó a cabo la mu­nicipalidad de Ciudad del Este en el año 2011 iniciaron los trabajos de construcción del Shopping París.

“Sabíamos la situación en la que nos encontrá­bamos y no sabíamos por dónde empezar. En primer lugar estaba la ocupación de los mesite­ros que trabajaban en el lugar y por medio de una indemnización a cada uno y con ayuda de la mu­nicipalidad los reubica­mos, además justo donde se ubica el shopping ha­bían 6 casas, también los reubicamos en un predio de la municipalidad, con­versamos con las 6 fami­lias y fueron trasladadas a casas modernas porque anteriormente vivían en casas de madera o de cartón, estos gastos los asumimos también no­sotros”, sentenció uno de  los directivos.

Pero no dimensionaban los inconvenientes que se ave­cinarían antes y durante el inicio de las obras.

“El otro inconveniente con que nos encontramos fue el tema de las cloacas, no te­níamos un desagüe pluvial y en esas condiciones no podíamos realizar ninguna construcción, hablamos con Essap y solicitamos que rea­licen el trabajo de desagüe pluvial y el sistema de cloa­cas para poder así iniciar la construcción del shopping pero su respuesta fue que podían hacer el trabajo pero que teníamos que esperar dos años porque no tenían el presupuesto para invertir en esa zona, entonces yo no sabía qué hacer, el tiempo pasaba y ya tenía que empe­zar a trabajar”, recordó.

Cómo los trabajos se retra­saban y el periodo de con­cesión ya inició, entonces tuvieron que encontrar una salida a esta situación.

 

“La única opción que tenía­mos era pagar por los traba­jos, pero Essap tenía que dar la autorización, enviaron a sus ingenieros y nos dieron la autorización para iniciar las obras de desagüe, en­tubamos todo lo necesario para subsanar el problema, fue todo hormigonado para solucionar el problema, el trabajo que se hizo fue im­pecable”, destacó.

Indicó además que por más de 30 años el Gobierno bus­có una solución a este pro­blema de desagüe, sin lograr resultados, pero después de la inversión y el trabajo de Shopping París, se solucio­nó.

“Tuvimos que invertir en la instalación de tubos de desagüe todo hormigona­do, que medía 1.5m x 2.5m x 180m, la cual le corres­pondía a la ESSAP, pero fue asumida en su totalidad por la empresa K&K Shopping’s S.A., por falta de recursos del órgano estatal. Es decir, la firma K&K Shopping’s S.A., asumió una obra que era obligación del Estado, y tuvo que invertir sus propios re­cursos para la construcción del sistema cloacal para la ciudad con la inversión adicional, que hoy en día le es útil a toda la comunidad de Ciudad del Este, lo que le llevó a sacrificar importante tiempo de su plazo de con­cesión.

Pero ese fue solo el inicio de la travesía, una vez realiza­dos los trabajos de desagüe, la fiscalía notificó a los di­rectivos sobre denuncias hechas en su contra por los trabajos realizados.

“Solucionamos el proble­ma de desagüe para des­pués entrar en otro pro­blema: cuando íbamos a iniciar la construcción del shopping me llega una notificación de la Fiscalía, me imputaron por 4 situaciones, una de ellas es la modificación de suelo, tala de árbo­les, por bloquear y por desviar una naciente. Yo acepté que se hicieron modificaciones de suelo, si Essap hacía el traba­jo, lo iban a modificar de igual manera, y para hacer el trabajo tuvimos que talar los árboles, era la única alternativa”, in­dicó.

El empresario señaló que mantuvo conversaciones con la Fiscalía teniendo en cuenta que el aceptaba que se habían realizado las mo­dificaciones de suelo y tala de árboles, pero que en nin­gún momento bloquearon alguna naciente o la desvia­ron.

“Aceptamos la responsabi­lidad de la modificación de suelo y la tala de árboles, pero en ningún momento taponamos o desviamos la naciente de agua, recurri­mos a la ex SEAM en aquel entonces, solicitamos una audiencia, vinieron a verifi­car, buscaron la naciente y  encontraron solamente un desagüe de cloacas, ellos constataron y verificaron que no existía ninguna na­ciente y tampoco se realizó ningún desvío, y sobre la tala de árboles y movimien­to de suelos pagué la multa correspondiente, ante esa situación se paralizaron las obras”, según indicaron.

El tiempo seguía corriendo y las obras no avanzaban por los innumerables pro­blemas que surgieron al momento de iniciar estos trabajos.

“No fue fácil, el desnivel del terreno era de 45° y la tierra que se encon­traba en el lugar era una mezcla con basura, lo que nosotros tuvimos que hacer fue sacar todo eso, vaciar por completo, rellenar nuevamente de tierra nueva sin basura, y empezar la construc­ción de 128 pilares para sostener la construcción realizada, tuvimos que cavar más de 16 metros, el terreno no estaba apto para la construcción, no era una zona lisa, y la instalación de tubos y hormigonados nos llevó mucho tiempo”.

Recuerdan que tuvieron muchos problemas pero si­guieron hasta el final, “como tuvimos muchos problemas con el terreno, solicitamos a la municipalidad 5 años de compensación por los años de pérdida que tuvimos y por todas las situaciones adversas que tuvimos que atravesar”, explicó.

Remitieron una nota a la municipalidad elevando el pedido de compensación, pero al momento de emitir la resolución la institución lo hizo como un pedido de ampliación, este error termi­nó por revocar el pedido rea­lizado por los propietarios.

“Tuvimos respuesta a nues­tro pedido, pero se equivo­caron, en vez de colocar el pedido de compensación, lo pusieron como un pedido de ampliación en el plazo, ahí inició el problema porque la ley de concesiones no se puede ampliar a más de 30 años, pero sí se puede en el caso de que existan situacio­nes de fuerza mayor que es lo que nos pasó a nosotros, y en esa época estábamos en una situación política muy difícil en Ciudad del Este, las personas nos empeza­ron a extorsionar, porque la resolución salió con errores porque no incluyeron la palabra recompensación sino la cambiaron por am­pliación, entonces la misma fue revocada, porque de acuerdo a la ley desde el comienzo nosotros solicita­mos como recompensación no como ampliación, y fue rechazada por situaciones políticas”, según sostienen.

Uno de los directivos sostuvo que se necesita una seguridad jurídica para el inversor, de lo contrario las inversio­nes extranjeras optarán por ya no instalarse en el Paraguay.

Muchos inversionistas tienen interés en invertir en Paraguay, el Shopping París es un ejemplo de ello, lo que esperamos es que muestren seguridad jurídi­ca”, refutó.

En la segunda entrega de esta serie de entrevistas, los directivos contarán sobre la consolidación del Shopping París en Ciudad del Este, el repunte de la economía y del comercio gracias a su inauguración y proyecciones futuras de nuevos negocios.

También podría gustarte