El combustible que se requiere para vivir

El equilibrio energético es clave

Para mantener el peso ideal es impor­tante tener un equi­librio energético y aportarle al cuerpo la can­tidad de proteínas, carbo­hidratos, grasas, vitaminas, minerales y fitonutrientes que requiere.

La nutricionista Silvana Arrúa explicó que una kilo­caloría (kcal) es una unidad de medida que se utiliza para expresar el poder energético de los alimen­tos. Son necesarias para el metabolismo basal, la respiración, la circulación, desarrollo del individuo, crecimiento, regeneración celular, digestión de los ali­mentos y absorción de los nutrientes.

“Son el combustible que ingerimos, las necesita­mos para sobrevivir y de esta manera el organis­mo cumpla con sus fun­ciones vitales”, aseguró.

También señaló que debe existir un equilibrio ener­gético entre las calorías que se ingieren al comer y las que se gastan en las activi­dades diarias. El equilibrio calórico mantendrá al cuer­po en buena forma, en un peso adecuado.

“Todos los alimentos apor­tan calorías, pero no todos aportan la misma cantidad. Los hidratos de carbono y las proteínas aportan 4 ki­localorías por gramo, mien­tras que las grasas son más calóricas, aportan 9 kiloca­lorías por gramo”, afirmó la especialista.

El alcohol no es un nutrien­te, pero se considera que aporta 7 kilocalorías por cada gramo.

Asimismo, explicó que para tener una dieta balanceada es necesario que el 50% del total de calorías del cuerpo sean provenientes de hi­dratos de carbono, entre el 15% y 20%, de proteínas y menos de un 30% de grasas buenas.

La cantidad de calorías necesarias está en de­pendencia del sexo, la edad, estado fisiológico y la intensidad de la ac­tividad de cada persona. Sin embargo, la Organi­zación Mundial de la Sa­lud recomienda para una mujer de 30 años con un peso aproximado de 60kg y una actividad fí­sica moderada una dieta de 2200 kcal.

“Los nutricionistas nos basamos en fórmulas para saber las calorías que nece­sita cada persona. La ecua­ción de Harris-Benedict es usada para estimar el metabolismo basal de una persona en función de su peso corporal, estatura y edad, además es utilizada en conjunto con factores de actividad física para cal­cular la recomendación de consumo diario de calorías para un individuo”, agregó Arrúa.

Por otra parte, existe una fórmula práctica que con­siste en multiplicar el peso actual por 25 si se quiere bajar de peso, por 30 si se quiere mantener y por 35 si la persona quiere aumentar de peso, entonces se sabrán las calorías que se necesi­tan.

La clave está en compren­der que todo suma calorías y que debe existir flexibili­dad para elegir en qué su­marlas o restarlas

“No hace falta que se cuenten todo el tiempo, lo importante es saber cómo estamos nutriendo nues­tro cuerpo. En todos los productos empaquetados se puede consultar los nu­trientes que aporta cada ali­mento, observando el eti­quetado”, refirió la experta.

Finalmente expresó que el índice de masa corporal es un guía para diagnosticar a una persona con sobrepeso u obesidad, por ejemplo.

Arrúa recomendó que si se consumen alimentos muy calóricos como quesos gra­sos y comidas rápidas, se debe realizar actividad físi­ca para mantenerse activos y tener buena circulación.

También podría gustarte