Empresas para cada persona y personas para cada empresa

POR DENISSE ORREGO REICHERT
GERENTE DE DESARROLLO ORGANIZACIONAL

Vivimos en un mundo donde lo único constante es el cambio, hace algunos años el CV escrito era la herramienta con la cual todos buscábamos trabajo, hoy los portales nos simplifican esa búsqueda y nos acercan las oportunidades laborales a la puerta de nuestra casa, nos invitan, nos llaman, nos muestran y nos dicen ¿Quieres trabajar?¿Pero a las generaciones que hoy buscan una posibilidad laboral les interesa realmente el trabajo que les estamos ofreciendo y por, sobre todo, nos preocupamos de que estén en el lugar indicado para desarrollar sus aptitudes y conocimiento?
El mercado es y sigue siendo competitivo, el afán por crecer y mejorar los resultados finales cada año es la consigna para todos los competidores, todos queremos ser los mejores, buscamos calidad, servicio, nuevos clientes y por sobre todo formar equipos responsables, esos que se hacen cargo de los desafíos y nos ayudan a obtenerlos…

¿Pero no hay una distorsión entre lo que queremos y lo que hacemos para obtenerlo, o entre lo que necesitamos y lo que contratamos? No nos debe sorprender que las nuevas generaciones cambien con tanta facilidad de trabajo, sus intereses son diferentes, los mueven otras cosas, son impacientes; las estadísticas nos mencionan que apenas permanecerán dos años en un mismo empleo pasando así por 10 empresas aproximadamente durante su vida laboral. Las redes sociales forman parte de su vida, son extensiones de su cuerpo, resuelven casi todo por estos medios.

Así como tienen una cotidianeidad, tienen también una forma de trabajar que los diferencia, en un artículo de la Staffing America Latina sobre la generación Millennial nos menciona que el 72% de los jóvenes entre 18 y 30 años cree tener oportunidades en sus respectivos países para convertirse en empresarios exitosos.
Nuestros nuevos colaboradores deben vivir una experiencia en torno al trabajo en cuanto a la forma y los métodos, enseñar, practicar y proyectar tiene que ser partes fundamentales del proceso de trabajo.
Pero por sobre todo centrarnos en un formato de selección orientado a crear procesos de selección de personal diferenciados es el desafío, ya que estos jóvenes esperan respuestas rápidas, instantáneas y que se les mantengan informados de todo. Exigen información con precisión.

En este punto en el momento de buscar un puesto de trabajo debe especificar qué tareas debe cumplir, cómo será la dinámica de trabajo, a quién van a reportar y otros datos específicos; deben saber el por qué y para qué están haciendo lo que hacen; y es aquí donde desde el proceso de selección debemos incorporar herramientas que busquen adecuarse.

Creemos que las empresas deben definir su perfil analizando la etapa en la que se encuentran, para llevar esa solicitud a la búsqueda, de esta manera aumentaremos las posibilidades de que se dé el match logrando una rápida adaptación, mejores resultados, personal comprometido y una incidencia positiva de la nueva incorporación a la estructura.
Encontrar el perfil adecuado es el eje de las búsquedas actuales, el mejor perfil ya es una variable que quedó en el CV guardado en una carpeta.

También podría gustarte