Importancia del cuidado dental

En un país donde la salud bucal es privi­legio de unos pocos, se estima que un 82% de la población tiene di­ficultades de acceder a una atención odontológica cura­tiva, según la Clínica Kegler.

“La misión del dentista del siglo XXI debe ser sentirnos responsables de la situación odontológica y aceptar el desafío de convertirnos en multiplicadores de salud. Las limitaciones de la inter­vención pública en salud llevan a las familias a asumir un gasto elevado en este ru­bro. La iniciativa privada es fundamental para revertir el alto índice de caries en la población y ofrecer una odontología buena, honesta y al alcance de todos; esto es posible comprometién­donos con la prevención”, manifestó la doctora Nilse Pangrazio de Kegler.

La Clínica Kegler celebra 25 años del programa preventivo “Conquis­tando un tesoro” con excelentes resultados y alta efectividad, cum­pliendo con su objetivo de promover la salud. El departamento de onto­pediatría y prevención, bajo la dirección de la doctora Kegler, lleva adelante este programa de cuidados dentales para niños y adolescen­tes que tiene por objeti­vos que los niños pier­dan el miedo y acudan al dentista con alegría; motivar el autocuidado y la participación familiar; y aumentar el porcentaje de pacientes sanos, sin caries

“Hoy, este departamento en su última evaluación nos revela que el 85% de los pacientes tienen una boca sana, sin caries. El 83% acu­den al consultorio con ale­gría y bien predispuestos. El 87% de los procedimientos son maniobras preventi­vas, según la necesidad de cada niño. “Conquistando un tesoro” tuvo muy bue­na aceptación de parte de los padres, el 80% de ellos consideró que este tipo de programas es fundamental e importante y le ha gene­rado un compromiso con el cumplimiento a las citas de control”, señaló la profe­sional.

Trabajar con la educación y generar hábitos saludables en el niño y su entorno fa­miliar para obtener resulta­dos a largo plazo es uno de los pilares principales para la salud, según Pangrazio. Afirmó también que las vi­sitas periódicas al odontó­logo son una oportunidad inmejorable para cumplir con este objetivo.

“La evaluación nos demos­tró que cuando se está inmerso en este tipo de programas las visitas son más frecuentes y se dio una relación directa entre más frecuencia de visitas y mayor salud. Lo mejor no cuesta más. Mirando la ventaja económica, la co­bertura anual del programa preventivo es muy venta­josa teniendo en cuenta que crecer sin caries está al alcance de todos los que apuesten a la prevención y a una alta calidad de vida”, concluyó la doctora.

También podría gustarte