La reforma fiscal en Paraguay

Comentario

Por GUSTAVO COLMÁN
Socio de impuestos
ERNST & YOUNG PARAGUAY

El Poder Ejecutivo presentó el proyecto de modernización tributaria y se encuentra actualmente en tratamiento en el Congreso Nacional.

La Subsecretaría de Estado de Tributación (SET) asegura que la propuesta no contempla aumentos de impuestos, pero más allá de la necesidad de un cambio profundo en el sistema tributario de nuestro país, ¿qué significan estos cambios para las empresas?

Más abajo un resumen y análisis punto por punto sobre los cambios principales.

IMPUESTO A LA
RENTA EMPRESARIAL (IRE)

Entre las principales modificaciones que el proyecto de ley contiene está el reemplazo del IRACIS e IRAGRO por el Impuesto a la Renta Empresarial (IRE) que se aplicará bajo dos regímenes (general y simplificado). Sin embargo, el IRE no es la simple fusión de dos impuestos, ya que trae nuevas reglas y elimina otras como las “presunciones” del

IRAGRO.

El IRE es más detallado en la definición de sus contribuyentes, incluyendo el concepto de “estructuras jurídicas transparentes”, las cuales se refieren principalmente a fideicomisos, fondos de inversión y contratos de riesgo compartido.

De esta manera los contribuyentes del IRE pueden ser las personas físicas o jurídicas y las estructuras jurídicas transparentes, estas últimas con un régimen especial para evitar doble IMPOSICIÓN DE ESTE
MISMO Impuesto.

El concepto de fuente del IRE se amplía a:
Las rentas de capital obtenidas por inversiones en el exterior, salvo que por éstas se haya pagado un Impuesto a la Renta.

De manera general, menciona que se considerarán rentas de fuente paraguaya las obtenidas por la realización de actividades en el exterior por parte de los contribuyentes de este impuesto, salvo que por las mismas el contribuyente haya pagado en el exterior un impuesto a la renta, a una tasa igual o superior a la tasa del IRE.

Con relación al último punto, se prevé que la Administración Tributaria establecerá los requisitos y el procedimiento para la demostración del pago. Este aspecto es muy importante, teniendo en cuenta los pocos Convenios de Doble Imposición (CDI) suscritos por Paraguay a la fecha.

El devengado se mantiene como el método para la imputación de las rentas y de los gastos, estableciendo como excepción las particularidades en actividades agropecuarias y explotación forestal.

La valuación de las inversiones y de los bienes de uso, continuará rigiéndose por la aplicación de índices para el mantenimiento de su valor; sin embargo, para la valuación de los bienes de uso e intangibles, el revalúo se aplicará sólo cuando la variación del índice de precios al consumo (IPC) sea igual o mayor al 20%, consiguientemente, el revalúo de activos fijos dejaría de ser una exigencia fiscal de carácter anual.

En cuanto a la valuación del inventario, se mantiene el criterio de costo de producción o de adquisición; sin embargo, la Administración Tributaria podrá establecer otros métodos prescritos en las NIIF. A efectos de alinearse con legislaciones modernas, ya no se admitirá el método de valuación conocido como UEPS.

En la definición de renta bruta, se hace mención a los requisitos para la deducción de los costos. Aclara que constituyen rentas brutas (entre otras), las operaciones entre empresas vinculadas determinadas siguiendo los métodos de precios de transferencia aplicados internacionalmente.

En cuanto a la renta neta, el IRE establece 4 condiciones generales para la deducción de costos y gastos:

Que sean necesarios para obtener y mantener la fuente.

Que representen una erogación real, para tal efecto introduce el concepto de “medio fehaciente de pago”, que no es otra cosa que la bancarización de los pagos, que será reglamentada por separado.

Que estén debidamente documentados y que cuando corresponda hayan efectuado la retención de impuestos.

Que no sea a precio superior al de mercado, en el caso que el respaldo sea la autofactura.

Un cambio trascendental del IRE es el arrastre de pérdidas fiscales durante cinco períodos fiscales siguientes, pero hasta el 20% de las futuras rentas netas, anteriormente soolo reservado a las pérdidas fiscales provenientes de la actividad agropecuaria.

La tasa del IRE también será del 10 por ciento (10%).

 

Impuesto a los Dividendos y las Utilidades (IDU)

Establece que las utilidades, dividendos o rendimientos (en adelante utilidades) puestos a disposición o pagados al dueño, a los consorciados, a los socios o accionistas de las entidades establecidas en la Ley, así como los establecimientos permanentes de entidades constituidas en el exterior, estarán gravados por el presente Impuesto.

La tasa del IDU será del ocho por ciento (8%) cuando el perceptor de las utilidades sea una persona física, jurídica o entidad residente en el país y del quince por ciento (15%) cuando el perceptor de los citados conceptos sea un no residente en el país, incluidos los obtenidos por la casa matriz del exterior.

De esta manera, se elimina la tasa adicional del IRACIS 5%. Asimismo, quienes pongan a disposición o paguen las utilidades a los contribuyentes de este impuesto, igualmente deberán actuar como agentes de retención, efectuando la retención del IDU sobre la remesa realizada; el monto del impuesto pagado constituirá un crédito para el contribuyente retenido, que lo utilizará exclusivamente en la liquidación de este impuesto, cuando a su vez distribuya sus utilidades.

Impuesto a la Renta Personal (IRP)
Rentas y Ganancias del Capital y los Incrementos Patrimoniales

Establece que se incluirán como rentas y ganancias de capital las rentas en dinero o especie que provengan directamente del patrimonio, de bienes o derechos cuya titularidad corresponda al contribuyente, y que no estén afectados por otros impuestos como el IRE, IDI e INR.

La tasa aplicable para las rentas y ganancias de capital será del ocho por ciento (8%).

Rentas derivadas de la prestación de servicios personales

Las personas físicas quedarán alcanzadas por el impuesto a las rentas derivadas de la prestación de servicios personales, una vez que el total de sus ingresos gravados superen Gs. 80.000.000 en el año (hoy día, aproximadamente US$ 12.800), computados desde el 1 de enero.

Entre los egresos que podrán ser deducidos de la renta bruta se exponen:

Los egresos personales y a favor de familiares a cargo en el país y en el exterior cuando estén destinados exclusivamente a la salud y educación.

Adquisición de 1 (un) auto vehículo cada 3 (tres) años.

Adquisición de un inmueble para la vivienda, incluidas la construcción, remodelación o refacción, cada 5 (cinco) años.

Para las rentas derivadas de la prestación de servicios personales se aplicarán, a cada porción de renta neta, las siguientes tasas progresivas: 8% hasta Gs. 50.000.000; 9% desde Gs. 50.000.001 hasta Gs. 150.000.000 y 10% a partir de Gs. 150.000.001

Es decir, por ejemplo, si el contribuyente tiene una renta neta de Gs. 220.000.000 deberá liquidar el IRP como sigue:
Renta Neta Tasas IRP

50.000.000 8% 4.000.000

100.000.000 9% 9.000.000

70.000.0000 10% 7.000.000

Total 20.000.000

Las Rentas y Ganancias de Capital y los Incrementos Patrimoniales se liquidan separadamente de las Rentas de Servicios Personales, sus bases imponibles no pueden compensarse.

Impuesto a la Renta de No Residentes (INR)
Se crea un impuesto autónomo, separado del IRE e IRP.

Este impuesto gravará las rentas, las ganancias o los beneficios obtenidos por personas físicas, jurídicas y otras entidades no residentes en la República, que provengan de los hechos generadores previstos en el IRE e IRP.

En general, se determina las rentas netas de fuente paraguaya sin admitir prueba en contrario, aplicando bases presuntas del 30%, 50%, 70% y hasta el 100%.

La tasa del INR es del 15% a aplicar sobre la base de fuente paraguaya.

IMPUESTO AL CONSUMO IMPUESTO
A AL VALOR AGREGADO (IVA)

No existen modificaciones sustanciales en relación a este impuesto, salvo para los exportadores de productos agrícolas en estado natural, incluidos los derivados del primer proceso de elaboración o industrialización tales como elaboración de harinas, de aceites crudos o desgomados, expellers pellets y similares, quienes no podrán solicitar la devolución del IVA Crédito Fiscal consignados en las facturas que documentan la adquisición de dichos bienes a ser exportados, incluidas las materias primas.

Otra modificación está relacionada con servicios de arrendamiento de inmuebles, se mantiene la tasa del 5% para aquellos destinados a vivienda exclusivamente, todos los demás contratos de locación de inmuebles estarán gravados al 10%.
Impuesto Selectivo al Consumo (ISC)
Incremento de tasas para la categoría de bienes preexistentes e inclusión de nuevas partidas tales como: Productos de Alta Contenido Calórico, Aeronaves y Embarcaciones.

Esta reforma tributaria se encuentra contenida en un proyecto de ley actualmente en tratamiento en el Congreso Paraguayo (no se encuentra vigente) y este artículo no constituye opinión legal de EY Paraguay.

La reforma fiscal en Paraguay
PARAGUAY, Viernes, 21 de Junio DE 2019
Ernst & Young Paraguay.
Auditores y
Asesores de Negocios
GUSTAVO COLMÁN
Socio de impuestos
ERNST & YOUNG PARAGUAY

También podría gustarte