Los aliados buscan una buena estrategia

Venezuela

Bloomberg

 

Cuando Donald Trump reconoció en enero a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela, 50 gobiernos se alinearon rápidamente detrás del presidente estadounidense en una muestra impresionante de unidad occidental.

No obstante, en momentos en que los esfuerzos por derrocar a Nicolás Maduro se estancan, muchos de esos países trazan nuevos caminos diplomáticos sobre Venezuela, ignorando los llamados estadounidenses a no negociar con él. Negociaciones concluidas hace poco en Noruega y otras conversaciones entre Europa y ambos bandos venezolanos han hecho que EE.UU. esté al margen de la situación.

Mientras existe preocupación generalizada de que Maduro no esté negociando seriamente, un alto diplomático europeo afirmó que se necesita un nuevo enfoque porque los esfuerzos dirigidos por EE.UU. para derrocar al régimen han fracasado. Entrevistas con una docena de funcionarios europeos y latinoamericanos dejaron en claro que actúan no solo por desesperación pensando en el futuro de Venezuela, sino también porque dudan que el plan estadounidense funcione.

William Burns, exsubsecretario de Estado de EE.UU., señaló que Washington formó una coalición mundial efectiva contra Maduro, pero luego se involucró en disputas innecesarias con sus aliados. Las “amenazas pasivo-agresivas de acción militar de EE.UU.” terminaron ayudando a Maduro a consolidar su control, aseguró.

“El gobierno cayó rápidamente en una serie de trampas que han complicado su política exterior en otros países”, comentó Burns. “Escogió objetivos maximalistas que superan con creces su capacidad y voluntad de invertir en los medios necesarios”.

Si bien estas inquietudes son generalizadas, la probabilidad de éxito de estas conversaciones también parece ser escasa. Esfuerzos anteriores para negociar con Maduro han demostrado que su objetivo primordial es mantenerse en el poder.

También podría gustarte