El BCE estudia revisar su objetivo de inflación

La entidad pasará a manos de Cristhine Lagarde

El mandato del BCE (Banco Central Europeo) pasa por favorecer una inflación próxima pero inferior al 2%. Este objetivo, en cambio, podría tener los días contados. Bloomberg avanza que el BCE está estudiando modificar su objetivo de inflación para adaptarlo a la era postcrisis, una medida que podría alterar la política de estímulos monetarios.

A falta de una semana para la reunión del BCE del próximo jueves, la agencia altera el debate sobre el rumbo que adoptará la política monetaria en la eurozona.

La agencia estadounidense cita fuentes próximas a la materia a la hora de publicar que el BCE ha comenzado a estudiar la posible revisión de su objetivo de inflación. El ‘mandato’ de lograr una inflación próxima pero in­ferior al 2% podría ser modi­ficado una vez finalizado el análisis abierto para valorar si este objetivo sigue siendo apropiado en la era postcri­sis.

A pesar de todas las in­yecciones de liquidez y estímulos monetarios introducidos por el BCE durante los últimos años para paliar los efectos de la crisis, el IPC en la euro­zona se mantiene lejos de su objetivo de inflación. El dato revisado de junio sitúa el IPC en el 1,3%.

RESPALDO

La brecha existente entre este porcentaje y el objeti­vo de inflación justifica la puesta en marcha de una nueva batería de estímulos monetarios por parte del BCE. Las actas de su últi­ma reunión, la celebrada el pasado 6 de junio, reco­gieron que las expectativas de inflación dejan al banco central sin “margen para la complacencia”.

La presión derivada de las cifras de inflación, y las múl­tiples incertidumbres laten­tes en los mercados, provo­can que el BCE contemple tres alternativas para refor­zar su política de estímulos: reanudar el programa de compra de deuda, bajar tasas (en particular la facilidad de depósito, fijada hasta ahora en el -0,40%) y retrasar de nuevo las previsiones para una futura subida de tipos.

Las informaciones de Bloomberg sobre la posible revisión del objetivo de in­flación se producen en pleno periodo de sucesión en el BCE. El mandato de Mario Draghi como presidente finaliza el próximo mes de octubre, y será entonces cuando la presidencia pase a manos de Christine Lagar­de, un relevo que, según las firmas de inversión, evita a priori un cambio significati­vo de perfil.

También podría gustarte