El seguro de transporte marítimo de mercancías

Guillermo Frinciani
Abogado

 

Dado el volumen y capacidad de carga, el transporte marítimo se convirtió en un protagonista clave en el desarrollo del comercio mundial, con la puesta en línea de barcos preparados para trasladar grandes cantidades de mercancías provenientes de los diferentes puertos del mundo.

Además de la logística del transporte, la tecnología y el acceso a la información han sido claves para el progreso de este sector con avances fundamentales como ser la facilidad en la localización de los contenedores, las transmisiones electrónicas de documentación y las notificaciones automáticas.

Actualmente,  el  transporte  marítimo  es  el  medio  más  económico utilizado para el comercio internacional  debido  a  que  permite  el movimiento  de  grandes  capacidades  de masas  y  de contenedores. Así mismo, los costos de trasladar un bien de un lado a otro se han minimizado en comparación con otros modos de transporte.

Según  el  Lloyd´s Register  se  estima  que  más  de 10.000 millones  de  toneladas  movió  la industria marítima en el último año lo que equivale a más de 200 millones de contenedores y se espera  un  crecimiento  a 24.000  millones  de  toneladas  para  el 2030 crecimiento dado por el aumento  de  la  capacidad  de carga  de los barcos y  de los puertos de logística tanto marítimos como fluviales.

El seguro es justamente el que  acompaña a esta industria marítima extendiéndose a todos los riesgos de esta actividad. El seguro marítimo cubre, no sólo los riesgos relacionados con la aventura marítima, sino a todas las operaciones marinas, inclusive aquellas no desarrolladas en el mar como por ejemplo la carga y descarga,  su estadía en el predio aduanero o el almacenamiento en el depósito del asegurado.

Las características del seguro de transporte de carga marítimo son los mismos de las otras modalidades de seguros, donde participan el  asegurado o tomador de la póliza,  quien tiene un legítimo interés en relación con la cosa asegurada y por lo cual contrata un seguro y se compromete al  pago de la prima; y la aseguradora o Compañía de Seguros que se compromete a indemnizar contra las pérdidas que pueda sufrir la carga como consecuencia de la ocurrencia de cualquiera de los riesgos cubiertos.

 

El riesgo cubierto es pues la resultante de los eventos producidos por los riesgos propios de la navegación ya sea marítima o fluvial,  siempre considerando dichos riesgos no atribuibles a la naturaleza misma de la carga y de eventos futuros e inciertos,  susceptibles de ser cubierto por el seguro.

El contrato de seguro de transporte marítimo tiene en sus condicionados características supranacionales ya que con el tiempo fue adaptándose a la costumbre internacional. Así en la práctica se utiliza las cláusulas del “Instituto de Londres para Cargamentos” que son de aplicación contractual. Según estas cláusulas está cubierto todo riesgo o pérdida o daño de la cosa asegurada, excepto lo que específicamente está excluido por la propia cláusula. Entre las exclusiones principales se encuentran aquellos daños provenientes de hechos de guerra, mermas o desaparición misteriosa, vicio propio,  demora, terremotos, embalaje insuficiente, huelga, entre otras.

Finalmente, el contrato de seguro de transporte de carga marítimo/fluvial  es un contrato de indemnización que permite al asegurado, propietario de la carga,  mantener su patrimonio a pesar del siniestro ocurrido,  por riesgos de la navegación y ampliada para cubrir aquellos relacionadas a la actividad portuaria y el asegurador tiene derecho de repetición contra el medio transportador el importe de la indemnización pagada,  cuando de las circunstancias del evento surge la responsabilidad del mismo en el cuidado de la mercancía mientras estaba a su cargo.

También podría gustarte