En Río de Janeiro, arrestaron a operador de Messer

O Globo revela datos del operativo

Los agentes que llevan adelante la investigación del caso Lava Jato tomaron las calles de Río de Janeiro, Brasil, en la mañana de ayer y arrestaron a Mario Libman, quien es nombrado como el operador de Darío Messer calificado por la prensa del vecino país como el “doleiro de doleiros”, es decir el cambista de los cambistas del dinero ilegal.

El arresto, según publica el diario O Globo, se realizó alrededor de las 6:30 horas en Ipanema, en la zona sur de la capital. Indican que la Policía Federal todavía está buscando a Rafael Libman, hijo de Mario, que estaría casado con una de las hijas de Messer. El grupo de trabajo de la Fiscalía Federal afirma que el desempeño de Libman en el plan fue facilitado gracias a que Rafael se casó con Denise Messer, hija de Darío.

“Esta simbiosis patrimonial se explica en vista del hecho de que Darío Messer, al mismo tiempo que lavaría dinero falso, también garantizaría que su hija podría tener algunos de los valores que tenía en sus actividades como líder de una organización criminal dedicada al lavado y a la evasión”, dicen los fiscales, según el mismo diario.

Según el Ministerio Público Federal, Messer utilizó a las compañías de Libman para mover R $ 31,8 millones entre 2011 y 2016, dinero que se habría utilizado para pagar obras en la cobertura de Messer en Leblon y en la compra de terrenos para construir inmuebles en nombre de las empresas Rally y Palazzo deis Artistas.

Las investigaciones señalaron que una sala comercial en el Shopping Casino Atlántico, en Copacabana, fue utilizada para recibir dinero en efectivo del plan. Los agentes de la Policía Federal cumplieron con la orden de registro e incautación en el establecimiento, concluye la publicación del medio de prensa del país vecino.

Messer sigue prófugo de la justicia paraguaya que lo investiga por haber movido, presuntamente de forma ilegal, cerca de US$ 100 millones a través de varias empresas de fachada. El empresario brasileño que es considerado “amigo del alma” del expresidente Horacio Cartes, llegó a tener cuentas en el estatal Banco Nacional de Fomento (BNF) pese a las alertas sobre su perfil de riesgo.

También podría gustarte