Instan al aumento del impuesto al tabaco

Paraguay es uno de los países con menor tasa en ese producto

Paraguay es uno de los países en donde se paga menor impuesto al tabaco, actualmente apenas se paga el 18%, siendo este número no solo la más baja de la región, sino uno de las menores a nivel mundial, según los últimos datos del informe “Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe 2019”, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El Poder Ejecutivo en el proyecto de reforma tributaria planteó subir el tope de las tasas del Impuesto Selectivo al Consumo al tabaco, de 22% aumentar a una tasa máxima de 27%, sin embargo esto fue modificado en la reciente sesión de la Cámara de Diputados, en donde establecieron un tope máximo de 24%.

Si bien esta modificación pasa nuevamente a la Cámara Alta, en donde los congresistas podrán ratificarse en la versión del Ejecutivo del 27%, este aumento de igual manera deja a Paraguay como uno de los países con menor impuesto en este producto.

Viviana Casco, Directora de Política Macro Fiscal del Ministerio de Hacienda, señaló que las modificaciones realizadas por los diputados al Impuesto Selectivo al Consumo repercutirán en los 300 millones de dólares, monto estimado como ingreso extra para la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET) con el proyecto de reforma tributaria.

Expresó además que en el documento preparado por el Fisco junto al Sector empresarial no aumenta la base de las tasas de los impuestos. Agregó que de todas formas la recaudación dependerá de la situación económica en que se encuentre el país.

Casco sin embargo enfatizó que la propuesta del Ejecutivo cuenta con muchas cosas positivas y que lo importante es que no se hayan realizado grandes modificaciones a la propuesta inicial, “lo del selectivo al consumo va más por el lado de la decisión política”.

Hugo Royg, director de la Cámara Paraguaya de Bebidas Alcohólicas (Capaba), explicó que lo aprobado en la Cámara Baja básicamente beneficia a la industria tabacalera que no estaba de acuerdo con el incremento propuesto por el Ejecutivo y que de alguna u otra forma realizó el lobby correspondiente en el Congreso Nacional.

“Algunos artículos que son los vinculados al impuesto selectivo al consumo han disminuido las tasas correspondientes, tanto del tabaco como las otras, bajaron marginalmente, es decir las tasas máximas; hay dos modificaciones importantes, primero que se establecen modificaciones máximas y segundo que se incrementa, pero menos de lo que ha planteado el Ejecutivo”.

Royg agregó que con lo sucedido en Diputados, el oficialismo muestra que tienen una fuerza política dentro del Congreso y que también existen algunos autores que van más allá de los acuerdos del Ejecutivo.

El titular de la Capaba dijo por último que si se quiere disminuir el consumo del tabaco o bebidas, se debe tener acciones más fuertes en el sistema de prevención, en la salud pública, y en el sistema tributario.

NECESIDAD DE AUMENTO

Meses atrás, el ministro de Salud, Julio Mazzoleni, había insistido en la necesidad del aumento del impuesto al tabaco, como una estrategia para minimizar el impacto de su consumo en la salud.

Recordaba que el Estado Paraguayo gasta unos US$ 300 millones en salud pero que de parte de la industria del tabaco solo recauda US$ 70 millones.

INFORME

Según el informe “El tabaquismo en Paraguay” realizado por el Ministerio de Salud, 9 personas mueren por día en el país a causa del tabaquismo. El Estado paraguayo gasta 1,5 billones de guaraníes cada año para tratar problemas de salud provocados por el tabaco, lo que equivale al 1,09% de todo el Producto Bruto Interno (PBI) del país y al 12,1% de todo el gasto público en salud anual.

Además, el informe señala que la recaudación impositiva por la venta de cigarrillos es de alrededor de G. 318.945 millones anuales, un valor que apenas llega a cubrir el 20% de los gastos directos provocados por el cigarrillo en el sistema de salud.

El aumento del precio de los cigarrillos a través de impuestos es reconocido en el mundo como la medida más costo-efectiva para reducir su consumo, sobre todo cuando se logran políticas sostenidas en el tiempo.

Según el estudio, un aumento de tan sólo un 20% podría llegar a evitar más de 1.003 muertes, 2.953 enfermedades cardíacas, 423 nuevos cánceres y eliminar 845 accidentes cerebrovasculares (ACV) en diez años, y aun así el precio de los cigarrillos continuaría siendo bajo para los estándares internacionales. Además, en diez años se podrían generar recursos por G. 644.763 millones, cifra derivada del ahorro en gastos sanitarios y del aumento en la recaudación impositiva.

También podría gustarte