Papeles, tan sólo papeles

La vieja balada de Quique Guzmán es 100% aplicable al Estado paraguayo.

Sin ir más lejos
Por Cristian Nielsen

El viajero tuvo que detenerse en un retén de la ruta instalado por la policía camin­era. Era un control rutinario de re-gistro de conductor y póliza del vehículo. El joven al volante sacó su Smartphone, tecleó ambos documentos en la pantalla y se los mostró al agente. Perplejo, el policía rechazó el celular y exigió: “Los documentos en papel, por favor”.

Esto ocurrió el año pasado en una ruta de la provincia de Buenos Aires. Hoy, esa operación es posible ya que es ley federal que toda documentación personal pueda exhibirse on line, naturalmente, en el sitio oficial habilitado para el efecto.

Argentina no es un buen referente en materia de gobierno electrónico (eGov­ernment). Sin embargo, ha avanzado lo suficiente como para simplificar una serie de trámites que antes obligaban a portar gruesos legajos, casi siempre desvencija­dos e incompletos por el paso del tiempo.

El gobierno electrónico demanda el “uso de las tecnologías de la información, la comunicación y el conocimiento en los procesos internos del gobierno y en la entrega de los productos y servicios del Estado”. Significa no sólo eliminar papel sino también acelerar trámites y ahorrarle tiempo al ciudadano.

Entre las 40 economías mejor ubicadas en cuanto a eGovernment, medidas por la ONU, sólo figuran tres de América: EE.UU. (puesto N° 11), Canadá (23) y Uruguay (34). Aquí, un solo ministerio (niñez y adolescencia) va a gastar este año Gs. 400 millones en fotocopias. Imaginemos el mar de dinero que debe dilapidar el Estado imprimiendo papel inútil, ocupando espacio, acumulando polvo y destinando gente a “cuidarlo”. Es lógico, pues, que estemos en el puesto 108 en el ranking de eGovernment de la ONU.

Hasta ahora, todo se reduce a lindos discursos, nuevos minis­terios y escasos resultados.

También podría gustarte