Una copa de ahorro y bienestar

Alternativa para cuidado personal y ambiental

Por Karen Martínez
[email protected]

En Paraguay aún se percibe un cierto tabú a la hora de hablar sobre ciertos temas como la higiene, el reciclaje o inclusive la salud en general. Un punto que debería dejar de ser evitado es el de la menstruación, el costo que le genera a una mujer y las consecuencias en residuos que deja en el mundo.

Actualmente se está viviendo una ola de iniciativas a favor del cuidado del ambiente y el punto de la higiene es muy debatido a nivel internacional. Las tradicionales formas de cuidados como el tampón o las toallas higiénicas generan una cantidad importante de residuos, según un estudio de la OMS, cada mujer utiliza en su vida un promedio de entre 10.000 y 13.000 toallas y esto a su vez genera un aproximado de 65 k de basura. Sin mencionar el gasto económico alarmante que conlleva para cada mujer.

La copa menstrual es un instrumento de silicona quirúrgica de grado médico, que viene en varios tamaños y se pueden conseguir desde G. 120 mil. En Paraguay se está volviendo una tendencia, Lorena Cabrera, propietaria de la tienda on line Copas Menstruales Paraguay, explicó que desde hace aproximadamente un año se ve un gran incremento en las ventas de este producto.

“Para las mujeres que aún no se animan a utilizar este objeto, les cuento que es una inversión antes que nada, ya que una sola vez se gasta y te puede durar hasta por 10 años”, afirmó.

El especialista en ginecología Marcos Aristiqui, señaló también que tiene a varias pacientes que utilizan esta opción y que él lo recomienda por sobretodo. “Este artefacto es completamente hipoalergénico, por ende no causa irritación ni infecciones, se puede tener colocado hasta por 12 horas y se esteriliza de forma sencilla con agua hirviendo nada más”, explicó.

La alternativa existe y las mujeres del mundo se están despertando, preservar el medio ambiente es una iniciativa que todos deberían imitar y romper así las barreras de las supersticiones.

Los métodos como el tampón o las toallas higiénicas tardan entre 200 y 500 años en desintegrarse, aparte de utilizar bastantes químicos que pueden llegar a ser contraproducentes para el cuerpo, sin embargo, existen otras alternativas para combatir esta problemática sin necesidad de gastar más ni de atentar contra la salud.

MODO DE USO
La copa es bastante fácil de utilizar, se debe higienizar antes de introducir con agua caliente, se coloca dentro de la entrada vaginal de forma similar a un tampón y el objeto recolecta el fluido del periodo. Para insertarla solo se debe doblar las esquinas en forma de tulipán e insertarlo.

También podría gustarte