Unión Europea y Mercosur iluminadas

LUIS A. FRETES CARRERAS

ABOGADO

El acuerdo político para un Tratado de Libre Comercio entre el Mercosur y la UE se firma en Bruselas, se celebra en Osaka y mantiene la duda de franceses, polacos, irlandeses así como de numerosos dirigentes agrícolas de ambas regiones. Esto demuestra cuanto ha cambiado el comercio internacional desde que inciaron las negociaciones en 1994 y tambien que su importancia se proyecta mas allá de lo económico.

En primer lugar, es el primer gran acuerdo trasatlántico que se realiza entre una entidad supranacional como el MERCOSUR y una organización internacional como la Union Europea. Sin dudas, es un acuerdo del siglo XXI.

En segundo lugar, este acuerdo es el resultado del optimismo y el voluntarismo. La constancia de numerosos actores en ambas márgenes del Atlántico convirtieron al optimismo y el voluntarismo en instrumentos fundamentales para superar las barreras que se presentaron. Lograron establecer ambas actitudes como virtudes esenciales de estas negociaciones.

Sin embargo, lo importante no resulta muy visible; la firma de este acuerdo multiplica las posibilidades de un vínculo mas sustentable entre ambas márgenes del Atlántico por razones más sustantivas:

Es un acuerdo entre gobiernos que se declaran democráticos. Todos estos gobiernos son imperfectos en diferentes escalas, pero aumentar el comercio exige garantías a la libertad y competencia leal así como reglas claras y predecibles. Tanto como se exige para que las democracias pasen de declarativas a operativas.

Contradice el sentido conflictivo de la globalización. En particular, señala otras alternativas para resolver las desaveniencias y disputas económicas y militares que se desarrollan entre varios estados de Occidente, Asia, Eurasia y Medio Oriente.

Incentiva la convergencia de diferentes entidades regionales en Occidente y potencia el espacio económico transa-tlántico hacia su vector sur. A pesar de las asimetrías existentes, e ntre estas regiones y a su interior, el acuerdo de libre comercio abre mecanismos más prágmaticos que por imperio de la realidad obligarán a discutir y ejecutar acciones en procura de modelos de desarrollo mas sustentables.

Relaciona sociedades muy jóvenes (del Mercosur) con sociedades envejecidas (las europeas) con la ventaja que pre-existen vínculos culturales de larga data que constituyen por sí mismas una gran fortaleza para desarrollar mercados internacionales.

En este contexto iluminado de la globalización, el anuncio de la firma, los apluasos y las celebraciones desde distintos puntos del planeta no significan que las negociaciones hayan terminado. Solo indican que estas dos regiones abandonan el siglo XX y que se inician a transitar en el siglo XXI.

También podría gustarte