Empresas de EE.UU. se mudan a China

Bloomberg

 

En la agitación de la guerra comercial, las compañías estadounidenses globales se trasladan al lugar donde están los consumidores: China.

Con menos turistas chinos de visita en EE.UU., Tiffany & Co. trasladó algunas joyas más caras a sus tiendas de Pekín y Shanghái el último trimestre y vendió cantidades limitadas de colgantes especiales de diamantes Tiffany Keys y Tiffany Love Bugs. El minorista con sede en Nueva York también está actualizando sus tres tiendas principales de China, incluido Hong Kong.

Ford Motor Co., que espera que China se convierta en el mayor mercado para sus Lincoln en los próximos años, ha dicho que eventualmente planea construir localmente la mayoría de los vehículos que vende en el país bajo esa marca, con el fin de evitar aranceles. Tesla Inc. se enfoca en poner en funcionamiento su planta en Shanghái para fin de año. Dependiendo del plazo, el fabricante de automóviles podría evitar la última ronda de los aranceles chinos que entrarán en vigencia en diciembre.

Trump respondió la semana pasada a las últimas represalias arancelarias de China al tuitear que las compañías estadounidenses están obligadas a “comenzar a buscar inmediatamente una alternativa” a China.

En realidad, a pesar de la desaceleración económica actual, es en China donde se encuentra el crecimiento futuro para muchas compañías globales que enfrentan mercados saturados a nivel local, y eso hace del país el lugar ideal para invertir a largo plazo. Tome en cuenta a Starbucks Corp., que está avanzando hacia China mientras se retuerce en casa. China se está convirtiendo en un mercado cada vez más importante para los minoristas de café a medida que los bebedores de té de clase media del país desarrollan un gusto por la variedad java. Starbucks, que tiene más del 50% del mercado, inaugura un local cada 15 horas en el país para adelantarse a un rival que está generando una intensa competencia.

También podría gustarte