La inversión extranjera cayó en un 0,4% en el último año

Variación negativa se da después de años de crecimiento

Según el informe sobre Inversión Extranjera Directa (IED) publicado esta semana por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), organismo dependiente de Nacionales Unidas, en Paraguay el flujo neto de inversión del capital extranjero fue de US$ 454 millones, siendo un 0,4% inferior al año anterior.

La IED venía mostrando un lento pero sostenido crecimiento en los últimos años, sin embargo, en el 2018 reportó una leve caída según los datos que dio a conocer el organismo internacional. Vale recordar que en el año 2012, gracias a los altos precios de las materias primas, principalmente del sector agrícola, se había alcanzado el registro más alto de flujo neto de inversión extranjera con un monto de US$ 697 millones.

A pesar de que nuestro país venía mostrando en años anteriores sostenidos crecimientos, el promedio de IED es muy inferior a economías de tamaño similar como el Uruguay que el año pasado registró un flujo de inversión de US$ 2.702 millones o el Ecuador que reportó un total de US$ 1.408 millones.

El flujo neto de inversión extranjera se entiende como el dinero efectivo que queda en el país para reinvertir, esto surge tras las remesas de utilidades que hacen las compañías multinacionales que operan en el mercado local a sus matrices en el exterior. El promedio anual de dinero que mueven estas firmas oscila entre cuatro a cinco mil millones de dólares americanos, según los registros del Banco Central del Paraguay (BCP).

“Al analizar los diferentes componentes de la IED, se observa que la recuperación del dinamismo en 2018 no se fundamentó en el ingreso de aportes de capital, que sería la fuente más representativa del renovado interés de las empresas por instalarse en los países de la región, sino en el crecimiento de la reinversión de utilidades y de los préstamos entre compañías”, señaló en conferencia de prensa por la Secretaría Ejecutiva del organismo regional de las Naciones Unidas, Alicia Bárcena.

Bárcena planteó que en un contexto internacional de reducción de los flujos de IED y de fuerte competencia por las inversiones, las políticas nacionales no deberían orientarse a recuperar los montos registrados a inicios de la década, sino a atraer cada vez más IED que contribuya a formar capital de conocimiento y avanzar hacia patrones de producción, energía y consumo sostenibles.

“La creciente incorporación de un enfoque de desarrollo sostenible en las decisiones estratégicas de las principales transnacionales del mundo constituye una oportunidad para diseñar políticas que acompañen este cambio de paradigma”, remarcó la alta funcionaria.

América del Sur en general reportó un IED por valor de US$ 128.994 millones, con un crecimiento de 14,4%. Pese al lento crecimiento de Brasil, el año pasado las inversiones extranjeras crecieron en un 25,7%. Del total de las IED de todo el continente, el país vecino representa el 68% con US$ 88.319 millones.

También podría gustarte