¿Legisladores o piqueteros a sueldo?

Lo del juicio político no les sale, al menos, mientras en lugar de legisladores sean simples piqueteros, mandaderos del poder de facto".

Ya se sabe que a nivel local, nadie cree en la seriedad de los juicios políticos intentados, una y otra vez, contra Presi­dentes de la República. Raúl Cubas Grau renunció antes de ser sentado en el banquillo de los acusados, pero más a causa de la virulencia de las batallas callejeras que por un proceso capaz de alcanzar alguna prolijidad jurídi­ca o sustancia política. Fernando Lugo siguió el mismo camino renun­ciando también pero más que por miedo al juicio en sí, por pura torpeza políti­ca al cerrarle la puerta en la cara a su único aliado de entonces, el PLRA.

Ambos juicios fueron em­pujados por legisladores que hicieron gala absoluta de ignorancia jurídica, incapacidad dialéctica y seriedad política en los procesos. Los que hoy quieren destituir a Mario Abdo Benítez no son diferentes. Igual chatura argumental sumada a la disciplina espartana impartida desde los verdaderos cenáculos del poder, no solo polí­tico, sino económico y de negocios turbios.

Ayer, los diputados eran simples piqueteros rentados desplegando pancartas dictadas desde arriba, haciendo polvo aquello de “nunca mandatos imperativos”.

Pero no solo aquí des­creemos en la seriedad de este tipo de juicios.

Tampoco afuera nos creen. Hace semanas que se viene hablando del juicio a MAB y los mercados internacio­nales ni se inmutan.

El riesgo país en agosto era de 210 puntos al empezar el mes y hoy no llega a 240. Eso significa que el costo de los bonos de deuda apenas se ha movido.

En Argentina, Alberto Fer­nández entreabrió la boca y el riesgo argentino saltó de 900 a 1.800 puntos.

Si los honorables quie­ren perder tiempo, busquen otras formas.

Lo del juicio político no les sale, al menos, mientras en lugar de legisladores sean simples piqueteros, mandaderos del poder de facto.

También podría gustarte