Sospechosa inacción del Ministerio Público

¿Cómo queda el grado de inversión del Paraguay después de semejante desastre y de la sospechosa inacción del Ministerio Público?

Alguna vez el Ministerio Público deberá explicar por qué no ha abierto un expediente en averiguación de las maniobras que estuvieron a punto de desembocar en uno de los negociados más escandalosos con la energía eléctrica paraguaya en Itaipú. Ocurre que la ANDE estuvo en tratos, como si tal cosa, con un pillo de frondosos antecedentes cuyo prontuario se remonta a más de una década, con casos llevados ante la justicia ordinaria de San Pablo, Brasil, que probó en dos instancias decisivas los tratos tramposos del procesado. Y no fue cualquier negocio. Kleber Ferreira, CEO de la empresa Leros, fue condenado por incumplimiento de contratos en el mercado libre de energía brasileño, el mismo tipo de contrato que le iba a ser adjudicado por el Paraguay a través de la ANDE… si el pastel del acuerdo secreto no hubiera sido descubierto a tiempo.

Nadie le pide al Ministerio Público que sea clarividente o que ejerza las artes de la adivinación. Pero a partir de las investigaciones de la comisión bicameral del Congreso, de la exposición pública a la que fue sometido el vicepresidente de la República como pieza clave en este negociado y de las escandalosas derivaciones diplomáticas que terminaron envolviendo nada menos que a la familia presidencial brasileña y que pusieron en riesgo de destitución al propio Mario Abdo Benítez, ¿cómo es que el Ministerio Público sigue en silencio como si nada hubiera pasado? Aquí se jugó con la seriedad de las instituciones públicas paraguayas flirteando con delincuentes. Y una pregunta para nada menor: ¿Cómo queda el grado de inversión del Paraguay después de semejante desastre y de la sospechosa inacción del Ministerio Público?

También podría gustarte