¿Se desarma el acuerdo UE-Mercosur?

Uno de los argumentos de los seguidores del “Brexit duro” es que el Reino está harto de subsidiar la ineficiencia de los granjeros franceses.

El fuerte entredicho mantenido por Francia y Brasil respecto al Amazo­nas ha puesto un potente spotlight sobre el recien­temente firmado acuerdo Mercosur-Unión Europea.

Es sabido que los productores agropecua­rios franceses reciben fuertes subsidios a través de la Política Agraria Común (PAC), uno de los pilares basales de la UE. La posibilidad de que el mercado europeo quede abierto a pro­ductos sudamericanos les quita el sueño a los granjeros franceses que ya se han manifestado duramente al respecto.

El problema se complica cuando el Presidente Macrón ha insinuado la posibilidad de que tales subsidios se recorten o desaparezcan, dado que en Bruselas –sede administrativa de la UE-se habla de re direccionar recursos hacia otras áreas consideradas prioritarias, entre ellas, defensa, seguridad, migración y tecnología digital. Para colmo de males, la ya inminente salida del Reino Unido del bloque restaría al presupuesto comunitario unos US$ 13.200 millones. Una de las razones alegadas por los seguidores del “Brexit duro” es que el Reino está harto de subsidiar la ineficiencia de los granjeros franceses. Encima, seis décadas de mercado común acaba­ron con gran parte de las industrias de alimentos británica. Rehacer el sector llevará tiempo y el costo deberán pagarlo los súbditos de Isabel II.

¿Cómo queda, entonces, el acuerdo mercosuriano? Con los ingleses de sali­da, los franceses en pie de guerra, Macri fuera de combate y Bolsonaro en tren de camorra, el pro­nóstico es más que reser­vado para un documento que parece descoserse por todos los costados.

También podría gustarte