Análisis sistémico del negocio del cliente

Guido Britez Balzarini
[email protected]

Para realizar un análisis cualitativo de riesgos crediticios corporativos es útil que los analistas y comerciales de instituciones financieras empleen la estrategia de analizar a su cliente desde una perspectiva sistémica, es decir, ver al cliente de créditos como una entidad vinculada y, en varios aspectos dependiente de los factores que forman el entorno.

Pensar o analizar de manera sistémica obliga al analista a no focalizar solamente en su cliente, sino a visualizarlo de manera global, en el medio de un ecosistema, lo que le puede ayudar a visualizar otros riesgos operativos. Por ejemplo, la dependencia que el cliente tiene de sus proveedores de materias primas, la salud financiera de sus compradores, el aseguramiento de los medios de distribución, la estabilidad del mercado, la exposición a posibles cambios legislativos y otros riesgos.

Un cliente puede tener salud financiera al evaluarlo de manera aislada, sin embargo, al analizarlo de manera sistémica, automáticamente pueden aparecer en el horizonte algunos de los riesgos mencionados en el párrafo anterior. Esta mirada sistémica no solo facilita la identificación de riesgos sino que es de gran ayuda a los decisores de créditos para conocer mejor los riesgos en juego.

Con la perspectiva sistémica, el analista se ve obligado a conocer de manera conceptual el movimiento de bienes y fondos a lo largo de la cadena anterior y posterior al cliente, y de esa manera se le facilita identificar :

1. Riesgos de acceder a insumos básicos
La falta de insumos por carestía natural, subas desmedidas de precios o huelgas en algún punto de la cadena de logística, en el país o en el exterior es un tema a hablar con el cliente para conocer su punto de vista y evaluar el grado de conciencia que tiene respecto a este tipo de riesgos.

2. Riesgos socioambientales
Una empresa siempre está expuesta a incurrir en multas o gastos inesperados por falta de cumplimiento cabal de alguna ley ambiental, o se expone a problemas sociales que pueden impedirle a operar, por ejemplo, invasiones de campesinos que pueden afectar a las empresas agrícolas.

3. Cambios de legislaciones o reglamentos que afecten negativamente a las empresas
Las legislaciones, de tanto en tanto, pueden crear inestabilidad en el sistema, por ejemplo, regulando precios o, de alguna manera, legislando en contra de los intereses empresariales.

4. Fluctuaciones de precios internacionales

La salud financiera de una empresa puede ser negativamente afectada por la dependencia de los precios internacionales, por ejemplo, el petróleo y otros “commodities” como la soja.

5. Inestabilidad monetaria en países vecinos
En nuestro país, este es un riesgo siempre latente y se cristaliza con la competencia desleal por productos de contrabando que pueden mermar la salud financiera de la empresa cliente.

Existen más riesgos que los mencionados, pero lo importante es que el analista este siempre bien informado, lo cual, sumado a la visión sistémica, le permitirá ver el riesgo crediticio desde una perspectiva más global.

La mirada sistémica debe ser una actividad continua de todo el año, no solo cuando se está preparando una línea de crédito, sino también mientras esté pendiente algún préstamo. Por ejemplo, al leer en los medios un artículo que identifica un evento que eventualmente podría significar un riesgo crediticio, es útil dejar un comentario en la ficha o carpeta del cliente para tenerlo en cuenta al decidir renovaciones u otros aspectos relacionados a la línea de crédito de un determinado cliente.

En resumen, la mirada sistémica amplia el campo de visión del analista de créditos, le facilita ver la interdependencia entre los factores que forman el mercado, y ayuda en la comprensión conceptual del movimiento de bienes y fondos en el sistema, y su impacto en las cuentas más importantes de los estados financieros del cliente.

También podría gustarte