En paralelo

CLAUDIA CABRERA
Gerente General
COGNITIO – Especialistas en Investigación de Mercados.

Seguir el mismo camino, no nos garantiza alcanzar la meta. Cuando el circulante es escaso, la competencia numerosa y la predisposición nula, tal vez sea momento de buscar opciones paralelas. Hemos escuchado bastante de la crisis en nuestro país y en el mundo. Según De la Cierva, en su libro “Comunicar en aguas turbulentas” (2015), la crisis es un problema grave que afecta a una institución. Él explica que ella se caracteriza por la incertidumbre que genera, la rapidez con la que ocurre y la urgencia en adoptar medidas.

El optimismo es clave, por lo que tendría­mos que buscar sistemas para cumplir propósitos teniendo en cuenta la situación.

Lo que antes funcionaba ahora no, es crucial plantearse transitar caminos alternativos. Esto no implica cambiar el norte, más bien se relaciona con ofrecer soluciones adicionales a los clientes.

El sistema colaborativo llegó para que­darse. Mediante “alianzas estratégicas” dos empresas, pueden fortalecerse entre sí. Por ejemplo, un salón de belleza puede aliarse con un cheff y ofrecer bocadillos a los clientes. Un gimnasio, podría entregar vales de descuentos a sus clientes para indumentaria deportiva o tratamientos corporales. Una inmobiliaria, aliada a un estudio jurídico sabría cómo proceder para trámites judiciales.

Son algunos ejemplos de que podemos hac­er más de habitual. La dinámica presente requiere que generemos más recursos.

A veces estamos ocupados haciendo lo de siempre y no nos percatamos de las circunstancias favorables a nuestro alrededor. ¿Y si decidimos colaborar? La premisa es que todos ganemos. Francisco Marín (2009), menciona que una crisis produce ruptura del equilibrio de la orga­nización y genera desestabilización, urge que las gestionemos. Analicemos nuestro entorno, volvámonos solucionadores. Con pequeños ajustes, sorprenderíamos a nuestros clientes y superaríamos sus expectativas. Avancemos en paralelo.

También podría gustarte