La trágica historia del Fonacide

El 88% de los millonarios recursos son despilfarrados por los gobiernos locales

SAMUEL ACOSTA
@acostasamu
PERIODISTA

En mayo del año 2011 el Paraguay lograba la histórica triplicación de ingresos por cesión de la energía al Brasil procedente de Itaipú. Significaban US$ 360 millones adicionales en ingresos anuales y la interrogante era qué se haría con ese dinero.

Por iniciativa de un grupo de ciudadanos, entre ellos, varios periodistas, se propuso un proyecto de ley para crear un Fondo Nacional de Inversión Pública y Desarrollo (Fonacide) y un Fondo para la Excelencia de la Educación y la Investigación. La idea es descentralizar esos recursos hacia los gobiernos municipales y de­partamentales para que estos accedan a fondos para mejorar la infraestructura y educación de sus comunidades.

Se estipuló en la ley que los recursos sean blindados para el uso exclusivo de inversión y que, incluso, se tenga que presentar periódicamente rendiciones de cuentas ante la Contraloría con la salvedad de que, si no lo hacen, Hacienda que distribuye el dinero suspenda inmediatamente el desembolso.

A priori, todo estaba pensando. Sin embargo, algo sucedió por el camino. Los gobiernos locales vieron que sin el menor esfuerzo contaban con grandes sumas de dinero y ese maldito ADN de la corrupción encontró la forma de malversar los recursos.

Desde 2013 a la fecha ya se desembolsa­ron más de US$ 2.484 millones, de este monto, US$ 466 millones han sido trans­feridos a gobiernos locales. Sin embargo, el 88% tuvo una ejecución deficiente. La Contraloría detectó centenares de casos de compras sobrefacturadas, pagos por obras que solo existen en planilla y hasta pago de salario a funcionarios.

Este triste final nos demuestra una vez más que el subdesarrollo del Paraguay no está directamente ligado a la falta de recursos. La pestilente corrupción y la impunidad ante el robo de la cosa pública es la barrera que priva a los casi siete millones de paraguayos a vivir en un país mejor.

También podría gustarte