“Argentina continuará con la política del proteccionismo”

ENTREVISTA

SAMUEL ACOSTA
@acostasamu

El doctor en eco­nomía, Martín Krause, profesor de la Universidad de Buenos Aires, visitó nuestro país la semana pasada para brindar una charla magistral sobre los índices que miden la ca­lidad institucional en los países del mundo, invitado por la fundación ISOS, que promueve la formación e investigación económica y social. En diálogo con 5días profundiza estos conceptos pero también ofrece una visión sobre qué se viene para la Argentina en el ámbito económico con el cambio de Gobierno.

– ¿Cómo se entiende esta lógica de una sociedad argentina que apostó por un cambio con Mau­ricio Macri buscando deshacerse de políticas populistas y que, un pe­riodo después, apuesta por una figura como Al­berto Fernández que lo invita a volver a ese es­tado inicial?

Krause: la Argentina está atrapada en un ciclo del cual no puede salir, tienen por un lado, el gobernante popu­lista que gasta y despilfarra y, luego viene este otro que solo es un poco menos po­pulista, que hace cambios pero estos cambios tienen un costo que la gente no los acepta y por lo tanto re­torna el populista. No po­demos salir y estamos atra­pados en este círculo. La diferencia que podríamos ver ahora es la de un popu­lismo como muy pocos re­cursos y poca posibilidad de financiamiento. Usted sabe que los Kirchner au­mentaron el gasto unos 15 puntos del PIB y eso es un ancla que no te permite moverte, no hay forma de financiarlo.

– En la época de Néstor y Cristina estábamos en ese boom de precios de commodities que per­mitía soltar la billetera, esa situación hoy no existe y para colmo, hay un compromiso de deu­da con el FMI que está en duda si podrán pagar. ¿Qué margen tiene para moverse Alberto Fer­nández para responder a esos votantes que es­peran ciertas prácticas de tiempos pasados?

Krause: no tiene margen, ese es el punto. Su luna de miel si es que existe va ser muy corta. Unos tres meses de verano y vacaciones la gente tendrá el dinero del aguinaldo. Además es el periodo demás alta deman­da de moneda pero que hacia el fin de verano em­pieza a bajar. Terminarán pagando buena parte de la deuda interna con emisión de moneda lo cual va gene­rar una presión fenomenal y aumentará el control sobre las importaciones con declaraciones juradas, eso no va aguantar mu­cho. La verdad es que no se ve que hayan nuevas ideas y todo lo que se está comentando son las típicas ideas populistas del pero­nismo. Este fue también un problema de Macri, que se jactaban de ser el Gobierno de los empresarios pero no te­nían un plan B y hasta un C como ocurre en el mer­cado, cuando estalló todo por los aires, se pasaron haciendo manotazos im­provisados.

-¿El cepo cambiario pen­sás que Fernández lo va mantener?

Krause: el consenso entre mis amigos economistas es que no solo lo va man­tener, sino lo va que lo pro­fundizar.

-Macri intentó a través del Banco Central im­plementar la política de metas de inflación, pero, finalmente superaron todas las metas que se impusieron. ¿Fernández habló sobre cómo hará para tener cierto control sobre los precios?

Krause: Lo peor es que personajes que aparecen cerca de Fernández se han manifestado a favor de una teoría monetaria moderna, en un país que está básica­mente dolarizado y donde la demanda de dinero prác­ticamente no existe. Esto es muy peligroso, creo que están jugando con fuego.

– Supimos por banque­ros paraguayos que muchos dólares comen­zaron a venir desde la Argentina… y, en parte esto incluso obligó a que las entidades locales impongan comisiones por el exceso de efecti­vo. ¿Hay posibilidad que el capital argentino siga fugándose hacia países de la región?

Krause: totalmente. Por el momento salieron dóla­res con múltiples destinos en distintos tipos de in­versión. Esto va volver a ocurrir.

-Jair Bolsonaro adoptó una posición muy ra­dical de rechazo hacia Alberto Fernández y me pregunto… las próximas reuniones del Mercosur ¿cómo serán? Sobre todo en un momento clave en el que en que tene­mos que ratificar todo lo firmado con la Unión Europea.

Kraurse: todo parece que va rumbo a colisión. Tienes a un Fernández reuniéndose con líderes de izquierda y a un Bolso­naro ya pegándole incluso antes de asumir. Estoy se­guro que (Paulo) Guedes el ministro de economía quiere avanzar rápido pero Fernández, que tiene el apoyo de los sindicatos del sector industrial nacional va querer revisar todo y, probablemente, será este tema la primera posibili­dad de choque. Ya lo dijo Bolsonaro que si Argenti­na no quiere avanzar en el tratado se dejará todo sin efecto.

– Volviendo a tema de la deuda que tienen con el FMI, Cristina tiene una postura radical de re­chazo pero ¿Alberto sigue esta línea?

Krause: No, no… Cristina hubiera dicho no le pago más al fondo y sacaría la bandera antiimperialista. Alberto no tiene una posi­ción tan radical.

-Si no se paga la deuda la calificación de riesgo argentino se desploma…

Krause: obvio, pero eso en cierta forma se viene. Aho­ra hablan de un reperfilamien­to de la deuda, querrán renegociar. Alberto qui­zás no va confrontar como Cristina, pero sí va a tener una posición típicamente dura y populista que usa­rá para negociar. Lo más probable es que alcancen una reprogramación de los pagos.

– Con la Argentina en la época de Cristina tuvi­mos muchos problemas para ingresar a su mer­cado por las prácticas proteccionistas que existían, ¿esas prácticas podrían volver?

Krause: van a volver. Pro­bablemente empezando por la extensión del cepo a las importaciones como antes había. Cada impor­tación tenía que pasar por la Secretaría de Comercio para que alguien la apruebe e irán manejando eso, es algo que se viene, porque el Banco Central tiene apenas US$ 10.000 millones de libre disponibilidad, es un límite muy bajo, así que es muy probable que se van a cerrar y es lo que en alguna manera espera la industria nacional que se haga.

– Finalmente, uno de los principales frenos para países como Paraguay que tienen una sana macroeconomía es su fragilidad en la calidad institucional. ¿Por dón­de arrancar para hacer los cambios para mejo­rar esta situación?

Krause: La respuesta no es sencilla porque calidad institucional es algo que va cambiando lentamente. Yo elaboro un índice que valúa a 191 en países en todo el mundo en térmi­nos de calidad institucio­nal. Tiene dos componen­tes, uno es la calidad de las instituciones políticas y otro es la calidad de las instituciones económicas. Paraguay se encuentra ahora en la posición 115 de 191 países.

De entre los puntos débiles que aparecen en la situa­ción de Paraguay dados los indicadores que yo tomo, la peor nota es la de corrupción y la segunda es la del funcionamiento del rule of law, o sea de la justicia, que tiene que ver con la independencia de la justicia, la rapidez de los fallos. Esos aparecen como los dos puntos más débiles en el caso de Paraguay.

La verdad es que un país como Paraguay no se puede cerrar sobre sí mismo porque son paí­ses más pequeños que necesariamente tienen que estar comunicados económicamente con el resto del mundo, en­tonces, esto es mucho más evidente en países más chicos. Fíjate que países con muy alta ca­lidad institucional son países muy pequeños. Los primeros en el índi­ce de institucionalidad son Nueva Zelanda, Dinamarca, Finlandia, Suiza que por su tamaño necesariamente tienen que estar comunicados con el resto del mundo.

Ellos tienen que ofrecen buenas condiciones insti­tucionales es lo único que tienen para competir. Hace 60 años Singapur tenía el mismo PIB per cápita de Paraguay, no tienen recur­sos naturales, pero cam­biaron las reglas de juego para llegar al lugar de des­darrollo donde hoy están.

También podría gustarte