Huelga para alimentar la insaciable ambición

Hacienda y la SET paran por 15 días para presionar al Congreso

Samuel Acosta
@acostasamu

Ayer funcionarios del Ministerio de Hacienda anunciaron que realizarán una huelga general desde el próximo martes 26 de noviembre y por lapso de 15 días en reclamo de un incremento salarial que orilla el 30%, a pesar de que ellos mismos saben que las recaudaciones han caído debido a un primer semestre de recesión económica.

Los empleados de Hacienda han estado en el ojo de la crítica en reiteradas ocasiones por el doble aguinaldo que cobran y que lo consideran “un derecho adquirido”, de igual modo, los trabajadores de la SET también fueron blanco de cuestionamientos por recibir montos de hasta G. 60 millones adicionales en concepto de premios por el cobro de multas a los contribuyentes.

Para ejercer mayor presión los sindicalistas dicen que en caso de que el Parlamento no apruebe el incremento se pone en riesgo el pago de salarios y aguinaldo para los más de 300 mil funcionarios estatales y el cobro de impuestos.

En una nota publicada a través de las redes sociales justifican la razón de este aumento diciendo que no se respeta la carrera administrativa, la cobertura del seguro médico es cada vez menor y hay funcionarios con más de 20 años de antigüedad con “salario miserable”. En propio ministro de Hacienda, Benigno López, reconoció que los empleados a su cargo están en la libertad de solicitar el aumento pero eso no significa que existan las condiciones financieras para poder efectivizar el pago.
Entre los beneficios extraordinarios con los que cuentan los empleados de esta cartera de Estado se pueden citar además del aguinaldo adicional, el subsidio familiar, ayuda vacacional, seguro médico del Sanatorio Británico, seguro odontológico y un reaseguro. La base de ingresos en de G. 4 millones, un monto que es muy superior a la media del ingreso del sector privado evaluado en G. 2,7 millones, según los datos de la Dirección General de Estadísticas Encuestas y Censos.

SITUACIÓN FISCAL
Según el último reporte sobre Situación Financiera de Hacienda, el total de los ingresos tributarios apenas crece en un 1,4% al cierre de octubre, un porcentaje muy por debajo de lo estimado en el presupuesto general de gastos. Por esa razón, es que se tuvo que pedir de urgencia al Congreso elevar el tope del déficit fiscal de un 1,5% a un 3% del PIB para no frenar el ritmo de las obras públicas.

Actualmente por cada G. 100 que se recauda, unos G. 70 van destinados solo a pagar salario del sector público. Además, el mismo reporte señala que el 92% de los gastos financiados con ingresos tributarios corresponden a gastos rígidos y sensibles. En caso de que el Parlamento apruebe los pedidos de ajuste de Hacienda, sumado también al reclamo de los funcionarios del Poder Judicial que también están en huelga, docentes y policías, el presupuesto sufriría un incremento en gastos rígidos de más de US$ 100 millones que violaría nuevamente la regla de responsabilidad fiscal.

El malestar tanto en redes sociales como en medios de comunicación debido a los reclamos de los funcionarios públicos no se ha hecho esperar e, incluso, se menciona que podría generar movilizaciones ciudadanas.

También podría gustarte