El seguro de caución de cumplimiento de contrato

GUILLERMO FRONCIANI
ABOGADO

Hay contrato de seguro de caución cuando el asegurador se obliga, a pedido del tomador y por una prima, ante un tercero (asegurado) al pago de una suma de dinero si ocurre el incumplimiento contractual previsto. Se presenta acá la figura de “garantizar” una obra o un servicio a través de una póliza de seguros que actuara en consecuencia ante un incumplimiento, como subsidiario y accesorio al contrato principal de obra o servicio y siguiendo su suerte.

Adjudicada la oferta, el tomador (oferente) debe proceder a la firma del Contrato de obra o servicio, público o privado. El objeto de esta póliza es garantizar al comitente el fiel cumplimiento de las obligaciones que el contrato impone al adjudicatario. Su vigencia debe coincidir con el contrato y la garantía se extiende hasta la recepción provisoria o definitiva de la obra o servicio.

En los procesos licitatorios de las contrataciones públicas, la Ley N°. 2051/03 “De Contrataciones Públicas” establece en su artículo 39° sobre las Garantías y específicamente en su ítem “c” sobre el cumplimiento de contrato, que debe oscilar entre el cinco y diez por ciento del monto total del contrato.

En cuanto al tipo de contrato a garantizar, nuestro Código Civil en su Libro III, Capitulo XXIV referido al contrato de seguros no menciona el seguro de caución, en tanto la Ley 827/96 “De Seguros” en su artículo 13 restringe la suscripción, prohibiendo en su ítem “b” “…La cobertura de caución de riesgos provenientes de operaciones de crédito financiero puro…”, es decir de garantías financieras y aclarado en la Resolución SS.SG. N° 073/14 de la Superintendencia de Seguros en su artículo 3° que serán consideradas como riesgos de operaciones de crédito financiero a aquellos riesgos que se refieran a la posibilidad de incumplimiento, parcial o total, de las obligaciones del deudor para con el acreedor, originadas en una operación financiera.

Otra limitante en la suscripción para el asegurador se encuentran en los contratos de reaseguro donde estos establecen ciertos riesgos como “no suscribibles”, siendo esto de aplicación estricta por parte de las aseguradoras.

El seguro de Cumplimiento de Contrato, más que cualquier otro, tiene un tratamiento especial en cuanto a su suscripción. La solvencia y capacidad de respuesta del tomador o proponente (solicitante del seguro) es un requisito esencial, por ello el asegurador realiza una serie de análisis económico-financiero, de capacidad técnica y moral del mismo a través de los requisitos solicitados principalmente relacionados con su patrimonio. Un segundo análisis es técnico-jurídico, es decir la capacidad y experiencia técnica del tomador para asumir y cumplir con las obligaciones que se está garantizando. Finalmente el riesgo se contragarntiza con el objeto de reforzar el cumplimiento, además de ser un requisito legalmente establecido por el organismo de control y requerido por los reaseguradores. Esta contragarantía puede ser pagares, fideicomisos, cesiones de crédito, derechos reales, depósito de valores entre otros, garantizando inclusive en el caso de personas físicas el aval de sus propios directores y/o representantes legales.

El siniestro se configura asi, demostrando el asegurado el incumplimiento del tomador y habiendo resultado infructuosa la intimación extrajudicial de pago realizada, exigiendo de esta manera al asegurador el pago pertinente establecido en el seguro. Reunidos así los recaudos necesarios establecidos en la póliza, para el asegurador queda configurado el siniestro y pagara al asegurado en el plazo establecido en los artículos 1591 y 1597 del Código Civil y transfiriéndose así al asegurador los derechos que correspondan al asegurado contra el tomador hasta el monto de la indemnización abonada por este con lo cual el asegurador repetirá del tomador ejecutando la contragarantía que obra en su poder.

También podría gustarte