Lágrimas

JUAN PABLO FERNÁNDEZ BOGADO
@jpferbo
ABOGADO Y PROFESOR

Todos recordamos las lágrimas del Ministro Arnoldo Wiens, de Obras públicas y comunicaciones, que al asumir funciones su bautismo fue el de ir a anunciar que se cancelaba la obra del Metrobús y que iba a buscar solucionar el problema de fondo a una obra que no solo genero sus propias lágrimas, si no la de muchas familias que quedaron en la calle teniendo que cerrar sus negocios.

Hasta la fecha, más de un año, no se pudo solucionar aún las trabas que quedaron pendientes con la empresa Mota Engil. El interventor Sixto Morínigo manifestó que no pueden avanzar con el proyecto alternativo mientras no se llegue a un acuerdo con la empresa portuguesa. Tan solo este dato nos demuestra que, aunque se conforme una mesa técnica, otra jurídica y otra política las soluciones no son tan fáciles como prometen.

Para entender bien el problema y donde está el nudo, debemos recordar que la empresa portuguesa Mota Engil, reclama al Estado paraguayo el pago de US$ 18 millones más de lo ya cobrado, por los gastos derivados de la suspensión de los trabajos y la habilitación de la zona de obras para el tránsito, pero la actual administración del Ministerio de Obras públicas no quiere reconocer este monto por la cancelación del contrato de una administración anterior, la de Giménez Gaona, que de paso deberíamos preguntarnos, porque no da alguna explicación de que pasó con el Metrobús?

Por más que nos digan que están buscando soluciones, el litigio debe resolverse, según establece el contrato entre ambas partes, en un arbitraje internacional. Si no hay un acuerdo la empresa podrá recurrir a instancias judiciales. De cobrarse esos US$ 18 millones y sumados a los 21 que la empresa ya cobró.

Tanto ya se escuchó de soluciones alternativas para este proyecto inconcluso, pero lo que se requiere en definitiva es demandar a los culpables de la obra inconclusa, realizar un nuevo proyecto y otorgar una nueva licitación que complete los trabajos y punto. Lo demás es pura historia y posiblemente más lágrimas, impunidad y oparei…

También podría gustarte