Messer demostró la vulnerabilidad del país

Cartes fue acusado por la Justicia brasileña y su futuro es incierto

JHOJHANNI FIORINI
[email protected]

Este 2019 deja una gran lección en materia de controles de evasión de impuestos, el caso de Darío Messer, conocido como el mayor “de los cambistas” en el Brasil, demostró que las instituciones paraguayas encargadas de evitar el lavado de dinero dentro del sistema financiero son completamente ineficientes. El caso que involucró no solo al expresidente de la República, Horacio Cartes, sino que albergó a grandes nombres del empresariado paraguayo, terminó con la acusación del exmandatario.

Además de Cartes, en la investigación del vecino país aparecen nombres de algunos empresarios nacionales como Felipe Cogorno, dueño de Shopping China, Lucas Mereles, propietario de Yrendague SA., Édgar Aranda, titular de Fe Cambios SA. y Leticia Bóveda, abogada representante de Darío Messer, entre otros. Si bien la Fiscalía paraguaya realiza actualmente una investigación contra Cartes, es gracias a la carpeta abierta en Brasil que se conoce la supuesta vinculación del exmandatario con el esquema de lavado de dinero, que se desprende de una ramificación de la investigación del Lava Jato.

Cartes es acusado por presuntamente haber ayudado con una suma económica a escapar de la Justicia a Darío Messer, su “hermano del alma”, como lo llamaba. La olla de este escándalo se destapó cuando el juez brasileño Marcelo Bretas, de Río de Janeiro, ordenó la prisión preventiva para Horacio Cartes a pedido del Ministerio Público del Brasil el pasado 19 de noviembre.

En esa ocasión también se señaló el involucramiento de Juan Ernesto Villamayor, jefe del Gabinete Civil del actual presidente de la República, Mario Abdo Benítez, y principal aliado de Marito por haber supuestamente solicitado US$ 2 millones para no extraditar al cambista. Según las investigaciones de las autoridades del vecino país que datan de mediados de 2018, se solicitó la inclusión del nombre de Horacio Cartes en la lista roja de la Interpol, no obstante, las autoridades nacionales no recibieron el pedido de captura hasta la actualidad.

De acuerdo a la Justicia brasileña la participación del expresidente de Paraguay está bastante clara como mínimo como alguien que financió una organización delictiva en un determinado momento Messer, quien fue detenido en julio pasado, es sindicado como la cabeza de este esquema criminal que lavaba activos y evadía divisas mediante la complicidad de autoridades de ambos países. De esta manera, el “mayor de los cambistas” logró hacerse con un vasto patrimonio que tuvo que utilizar para mantenerse oculto mientras estaba prófugo en Paraguay y Brasil.

Los alcances de este movimiento de dinero dan cuenta de que esta organización logró mover US$ 1.600 millones en 52 países mediante la creación o complicidad de alrededor de 3.000 empresas “offshore”. La fiscalía brasileña afirma que este dinero también pudo haber sido utilizado para el financiamiento de otras actividades ilícitas como el contrabando de cigarros, tráfico de drogas y tráfico de armas. EL “HERMANO DEL ALMA” De esta manera lleamaba el exmandatario al cambista brasileño, según la Fiscalía de Brasil, que asegura que a ambos les unía un “vínculo muy fuerte”.

“Las familias Messer y Cartes hacen negocios desde los años 80”, afirmaron los fiscales, que han llevado a prisión a decenas de empresarios y políticos en Brasil y ayudado a destapar otros casos de corrupción en Latinoamérica. Asimismo, explicaron que la detención de Cartes “es necesaria debido a los graves riesgos” que comporta “para el orden público” ante la “contemporaneidad y gravedad de los delitos investigados”.

Y justificaron su prisión como la “única forma” de “interrumpir los delitos de lavado de dinero ya comprobados y, así, “erradicar de forma definitiva esa organización trasnacional”. Las pesquisas indican que Messer pidió al entonces presidente paraguayo la suma de US$ 500 mil para poder mantenerse oculto de la Justicia. El pago se realizó y, según los investigadores, al parecer “hay elementos” que indican que ese apoyo “continuó” una vez dejó el poder.

“Cartes es parte del núcleo político” del brazo paraguayo de una organización en la que también figuran “otros empresarios y la familia Mota, posiblemente vinculada al contrabando de cigarros y al tráfico de drogas y armas”, aseveró la Justicia brasileña. Las sospechas contra Cartes ya eran conocidas en Paraguay, donde una comisión parlamentaria recomendó a la Fiscalía investigarle a él y otras 16 personas, entre ellas miembros de su Gabinete, por los negocios de Messer en Paraguay.

Messer llamaba al también senador vitalicio “patrón”, nombre con el que fue bautizada la operación policial que cumple con 20 mandatos de prisión en Brasil y el exterior, uno de ellos el del exgobernante. El cambista residió en Paraguay y adquirió la nacionalidad paraguaya en 2017, pero la Justicia se la retiró un año después cuando empezaron a surgir las investigaciones en su contra. Desde mayo de 2018 y hasta su detención estuvo prófugo en Paraguay y Brasil, donde fue finalmente detenido.

LA NOVIA DE MESSER

Basado en el análisis del material confiscado a Darío Messer, la Policía Federal brasileña encontró evidencia consistente de que Myra De Oliveira Athayde (pareja de Messer), además de ser la novia del “doleiro”, también actuó y viajó al extranjero para cumplir sus órdenes y ocultar sus recursos en el exterior. La investigación identificó a personas que la habrían ayudado a llevar adelante esta labor para reciclar algunos de sus activos para que parezcan legales. En esta investigación se demostró incluso que la pareja logró alquilar un inmueble en Asunción con los recursos del cambista.

USARON FE CAMBIOS

Mientras huía del 19 enero de este año al 31 de julio con el apoyo de Najun Azario Flato Turner -un contrabandista de oro- y Myra Oliveira Athayde -su novia-, el brasileño Darío Messer, el mayor de los doleiros, ocultó recursos financieros supuestamente con Felipe Cogorno Álvarez, socio de Shopping China SA y del Grupo Cogorno por valor de US$ 500 mil, de acuerdo al informe de la Policía Federal de Brasil. Unos US$ 260 mil fueron depositados en Fe Cambios S.A., el 29 de enero, con la ayuda del propietario Édgar Ceferino Aranda Franco y el gerente José Fermín Valdez González. Estas personas comenzaron a administrar los recursos como cuenta corriente a nombre de Athayde, recibiendo créditos y haciendo pagos a Messer y su pareja.


También podría gustarte