“Argentina está en un default económico”

Existe dificultad en reducción de la deuda del país con el FMI

En una entrevista con Infobae, el economista argentino Nouriel Roubini dijo que la Argentina está más cerca de caer en un “default total” de su deuda por la falta de un plan económico.

Esto se debe a que “el país no tiene un plan económico coherente para convencer a los acreedores de aceptar una oferta de canje con una significativa reducción de la deuda en términos de valor presente neto”, indicó.

El economista de origen turco, que fue asesor del Tesoro de los Estados Unidos y también anticipó el estallido de la convertibilidad sostuvo que a los esbozos sugeridos por el Gobierno para discutir una reestructuración con los acreedores “les falta credibilidad”.

El año pasado, ya había advertido cuando Alberto Fernández se encaminaba a ganar las elecciones presidenciales que “una crisis en Argentina también puede tener consecuencias globales”

RESPALDO NACIONAL

“Si Fernández derrota al presidente Mauricio Macri y hunde el programa de US$ 57 mil millones acordado con el FMI, Argentina puede sufrir una repetición de la crisis monetaria con impago de deuda de 2001”, afirmó.

Este efecto contagio, aclaró, “puede llevar a un proceso más general de fuga de capitales desde los mercados emergentes, que podría provocar una crisis en países muy endeudados como Turquía, Venezuela, Pakistán y el Líbano, y complicar la situación de países como la India, Sudáfrica, China, Brasil, México y Ecuador”.

“Un colapso argentino limitaría la capacidad del FMI para ayudar a otras economías en dificultades. Como en los otros casos, una solución intermedia honrosa es lo mejor para todos, pero la posibilidad de colisión y debacle financiera no se puede descartar”, concluyó el profesor de la Universidad de Nueva York.

Hasta ahora, no se observó dicho contagio por la alta liquidez en los mercados emergentes a raíz de las bajas tasas de interés internacionales.

Pero, a la vez, se observa una actitud expectante por parte de varios miembros del G7 para ver cómo el gobierno argentino resuelve su crisis externa, ya sin el pánico del 2001. Esto se reflejó en la recepción en Europa al presidente Fernández y en las señales que brindó Washington en favor de un acuerdo.


También podría gustarte