Efectivo método para tonificar el abdomen

Atletas incrementan la flexibilidad con ejercicios hipopresivos

El método hipopresi­vo es un sistema de técnicas de aspira­ción diafragmática que se está popularizando en todo el mundo por los no­tables beneficios que aporta su práctica regular, muchos de ellos exclusivos de este método.

Marcel Caufriez creó esta téc­nica en 1980 para rehabilitar la musculatura del suelo pél­vico después del embarazo y el parto, pero actualmente se está aplicando con éxito como entrenamiento depor­tivo en mujeres y hombres.

El entrenador Matías La­provitera explicó que los ejercicios hipopresivos son un sistema de tonifi­cación de la musculatura abdominal, del suelo pél­vico y de los estabiliza­dores de la columna que ofrecen unos resultados difícilmente mejorables por otros métodos de entrenamiento, como podrían ser los ejercicios clásicos de abdominales como abdominales corti­tos y demás.

“Se utilizan para afinar la cin­tura ya que literalmente con­traes el abdomen utilizando el diafragma lo que causa un “vacío abdominal” que es algo que muchos culturistas utilizan para tener una cintu­ra fina y definida. Estos ejer­cicios son varios, pero son para personas que tienen un control superior de su zona abdominal tanto como de las técnicas de respiración”, afirmó el especialista.

Recomendó este tipo de ejer­cicios a personas tanto prin­cipiantes como avanzadas para poder tener un mejor control de su abdomen. Por consiguiente, al mejorar en este sistema específico, los otros movimientos se vuel­ven mas fáciles y mejor con­trolados.

Otro de los principales bene­ficios que traen es la tonifica­ción de los estabilizadores de la columna, además de que proporcionan un mejor con­trol abdominal en todos los movimientos.

Se ha comprobado por pro­fesionales que los atletas que incorporan a su rutina el método hipopresivo in­crementan la flexibilidad, presentan más resistencia al sufrimiento por la mejora de sus músculos respiratorios, logran un aumento de gló­bulos rojos y, por tanto, un mayor rendimiento.

La respiración es el eje princi­pal, a través de esta se activa la musculatura que estabiliza toda la parte lumbar y abdo­minal del cuerpo. Antes de cada ejercicio es necesario inhalar y exhalar relajada­mente 3 veces.

La inhalación debe durar 2 segundos y la exhalación 4 segundos. En la última exha­lación se debe expulsar todo el aire que hay en los pulmo­nes y, manteniendo la apnea, se abren las costillas como si se quisiera tomar aire, lo que provocará que el abdomen se hunda.

Es importante mantener esta posición durante 10 se­gundos para luego inspirar y volver a expirar y repetir cada ejercicio hasta 3 veces. En función de la progresión de cada persona, se puede aumentar el número de repe­ticiones.

Gracias a las posturas y la respiración que proponen, evitan la compresión entre las vértebras, lo que previene la aparición de lumbalgias y dorsalgias y reduce nota­blemente las dolencias de espalda.


También podría gustarte