Puentes al desarrollo

LAURO RAMÍREZ LÓPEZ, SOCIO DEL
CLUB DE EJECUTIVOS

“Causará gran impacto en el país”, “es el negocio de unos pocos, no conviene”, “las empresas paraguayas no tienen la capacidad de hacer puentes así”, “es una obra inútil que no lleva a ningún lado”.

Afirmaciones escuchadas al azar, cualquier día. Nuestro ancestral conservadurismo nos lleva con frecuencia a negarnos a situaciones, propuestas, proyectos o iniciativas que rompen esquemas, pero significan un paso adelante. Negarnos a encarar nuevos desarrollos y quedarnos en el conservacionismo no nos llevará más que a la curaduría de museos, con lo valiosa que es esa actividad.

Pretender que los vestigios históricos, en nuestros bienes culturales y en el patrimonio, tienen que quedarse siempre igual, en la época de la economía del conocimiento, las innovaciones digitales, la inteligencia artificial o el internet, es casi un despropósito.

Todavía hay gente que piensa que los rieles del ferrocarril son patrimonio histórico intocable mientras otros pensamos en nuevos trazados. El nuevo puente que el MOPC licitó y adjudicó, de 449 metros y a ser construido por empresas paraguayas, es sin dudas un salto al futuro para la más conservadora capital de Sudamérica.Implica un salto al futuro, romper un aislacionismo inexplicable con la otra región del país. Es el impulso definitivo de los asuncenos hacia el río Paraguay, que tenemos al lado y que no vemos, no utilizamos, no queremos.

Pero sobre todo supone salir y expandir nuestros horizontes, ampliar nuestro mundo cuasi cerrado en nuestra pequeñez. Conectividad no solo con el Chaco sino con Argentina, para la unión, fluidez, comercio, desarrollo. La emblemática obra comenzaráen mayo 2020. Y nosotros abogamos por la multiplicación de emprendimientos
semejantes que abran nuestra cabeza estrecha, y nos integren más al mundo.


También podría gustarte